Blogia
Cubaneo Cotidiano

¿NO ESTABA TODO INVENTADO YA?

¿NO ESTABA TODO INVENTADO YA?

La pregunta del título es común para cualquier cubano, pues para el cubano de a pie, de la calle, "TODO ESTA INVENTAO EN ESTE MUNDO", por eso me llamó mucho la atención la noticia sobre el artista australiano con un nombre tan raro como Sterlac, que se dedica a lo que él ha dado en llamar "arte electrónico" y que, luego de nueve años de intento, finalmente ha alcanzado uno de sus logros más llamativos en un intento de desafiar los límites de la biología humana.

El susodicho logro no es otra cosa que implantarse en su propio cuerpo una tercera oreja, que reciba y que además trasmita sonidos y señales. Sterlac soñaba con implantarse dicha oreja extra (EXTRA EAR, en inglés) en la cabeza o detrás de una de sus orejas, pero no encontró ningún cirujano que se arriesgara a implantarla, dado el peligro de una parálisis del rostro, ya que no es solo la implantación del pabellón del oído, sino que junto a él se agregarían el micrófono de recepción del sonido, que unido a un chip, trasmitiría al cerebro los sonidos recibidos, y le permitiría trasmitir sonidos a través de la prótesis de oreja implantada.

Para el ultramoderno artista del "body art" (arte del cuerpo) australiano, el cuerpo humano es una realidad obsoleta que debe ser mejorada y transformada artísticamente, por lo que lleva varios años intentando combinar arte, electrónica, robótica, video y otras ramas para alcanzar su logro de mejorar su propia anatomía.

Nada, que el australiano está fuera de liga, pero en buen cubano, está atrasao, porque sin tanta complicación el tiranosaurio cubano inventó lo mismo sin tanto gasto de dinero, anestesia, tecnología, ni nada, cuando en 1960 inventó un nuevo cuerpecito, ya en desuso y maltrecho luego de 49 años de Robolución y miseria, al que llamó C.D.R. -traducido como Comité de Defensa de la Revolución-, que sin mucho problema clonó y multiplicó los CDR uno por cada cuadra en cada barriada de la geografía insular cubana, a los que llenó de orejas invisibles, y les agregó otros órganos extra, como lenguas, ojos y una fértil imaginación para sospechar, vigilar e imaginar ataques e invasiones norteamericanas, que el pueblo supo bautizar (para cristianizarlos de algún modo) como CHIVATIENTES o CHIVATOS COMBATIENTES, que a lo largo de casi 50 años de dictadura solo han sabido dividir, separar, hacer daño y complicarle la vida a cientos de miles de personas en toda la isla sin costarle un kilo (centavo) al Tirano que supo aplicar la máxima de "Divide y Vencerás", y ha logrado en todo este tiempo separar familias, amistades, y eliminar un sano compañerismo, convirtiendo a cada habitante de la pobre Cuba en un ventilador que, antes de decir una palabra, gira su cuello como un refrescante aparato, para cerciorarse de que nadie lo escucha o al menos nadie que pueda "echarlo pa´lante".

Y aunque el australiano se empeñe en demostrar que es un bárbaro en eso de inventar cosas nuevas, se quedó chiquito y bien atrás de lo que un tirano puede inventar. Si hubiera visitado Cuba, hace muchos años, no vendría ahora con el cuento de que el cuerpo humano está obsoleto, pues muchos de los cubanos hemos sufrido la existencia de esos OVNIS (objetos vigilantes no identificados) que no solo tienen una oreja de más, sino cuatro o cinco, diez o veinte lenguas y dos mil ojos, ja, ja, ja.  

En su opinión, su logro está en que: "Como artista estoy interesado en la posibilidad de repensar y rediseñar el cuerpo, más que en los aspectos médicos. Me centro en la búsqueda de nuevas arquitecturas anatómicas. En el caso de la oreja, he replicado una estructura del cuerpo, la he reubicado y reprogramado para oír y para transmitir".  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres