Blogia
Cubaneo Cotidiano

POR LA CAGADA...SE CONOCE AL PAJARO

POR LA CAGADA...SE CONOCE AL PAJARO

Así como lo digo...en mi pueblo natal se decía este refrán, tan cierto como la verdad. Ayer comencé a escribir un artículo que dos veces se me borró como por arte de magia, y cansado de repetirlo, lo dejé para hoy, y juro (juro por la bolsa del canguro) que en poco ha cambiado lo que decía ayer y que por la evidencia de los hechos se ve corroborado hoy.

Y es que finalmente se cumplió aquello de que "segundas intenciones casi siempre son las primeras", porque hoy el Gorilazo Bolivariano ha dicho, y no precisamente en confesión, las verdaderas intenciones que tenía al intervenir en la operación de rescate de las secuestradas por las narcoguerrillas colombianas.

Lo que se veía venir ya se destapó, pues la verdadera intención de Chávez estaba enmarcada en su ambión expansionista geopolítca de crear, no ya la Gran Colombia de Bolívar, sino la Gran Venezuela, bajo el pretexto de integración latinoamericana de naciones, en una especie de Congreso Anfictiónico (como el realizado por Bolívar en 1826), que pondría bajo la égida de sus petrodólares a las naciones latinoamericanas, erigiéndose él en el Mesías Salvador contra el imperio del Norte. Proyecto al que ya se han sumado sus satélites sudamericanos de Bolivia y Ecuador, atrayéndose la voluntad de los Kirchner en Argentina, la complicidad de Lula en Brasil, y la tolerancia de la Bachelet y Tabaré Vázquez, de Chile y Uruguay. Al mismo tiempo habla de que Cuba y Venezuela son (¿de un pájaro las dos alas?, yo pensé que eso se decía de Cuba y Puerto Rico) una sola nación, y suma, a través de su proyecto del ALBA a Nicaragua, tratando de atraer a través de concesiones de combustibles a las islas caribeñas y a algún bobo de Centroamérica, como Honduras.

Pero su Talón de Aquiles es y será Colombia, país sumido en la violencia de las narcoguerrillas financiadas y apoyadas desde los 70´s por Castro, de quien toma el relevo ahora el nuevo Padrino Bolivariano, quien trata de intervenir en el conflicto para atacar a Uribe y secuestrar la democracia colombiana, buscando crearle un espacio político a las FARC, de manera que lograda una falsa paz, la narcoguerrilla se convierta en un partido político que, financiado y apoyado por Chávez, llegue al poder y secuestre de una vez por todas a la democracia y a toda la nación colombiana.

Sus ataques a Uribe han buscado manipular la opinión pública colombiana e internacional, acusándolo de violar los Derechos Humanos, de no preocuparse por la suerte de los secuestrados (especialmente los que le darían a él y a las FARC un buen capital político) y de fallarle a la democracia al no ser capaz de lograr un acuerdo de paz; buscando como verdadero objetivo, crear una opinión favorable hacia el movimiento comprobadamente financiado por el narcotráfico, con tal de darle legitimidad, apartar a Uribe y anular las fuerzas democráticas del poder, para realizar su sueño bolivariano de unidad, en el que la unidad es lo que menos le interesa, sino su glorificación como el Nuevo Bolívar de las Américas. 

Por eso hoy ha ido tan lejos en sus palabras: "Ni las FARC ni el ELN (que se haya ahora mismo negociando un acuerdo de paz con el gobierno de Uribe con la intercesión de Cuba) son movimientos terroristas. Ellos son movimientos insurgentes beligerantes que tienen un proyecto político, un proyecto bolivariano...". Ese y no otro era el verdadero objetivo por el que insistía en intervenir en la entrega de los rehenes, negando que ellos torturen, asesinen, usen la violencia y las minas antipersonales, o recluten niños para la guerra, a pesar de las declaraciones de Clara Rojas y de Consuelo Gónzález de Perdomo, denunciando los malos tratos, las torturas, las condiciones de vida y su ignorancia del destino de muchos de los secuestrados entre los que está Ingrid Betancourt.

Por eso hoy se pueden releer mejor los acontecimientos que desde finales de diciembre/2007 se vienen desarrollando, en los Chávez acusaba a Uribe de no tener voluntad para buscar una solución que sólo favorecía a las FARC, que ninguna intención tenían de entregar a los secuestrados, ya que los tres que decía entregar eran sólo dos, al faltar el pequeño Emmanuel -secuestrado a su vez del cuidado de su madre secuestrada desde que tenía ocho meses-, que en peligro de muerte por las enfermedades tropicales y la falta de cuidados de su madre y malas condiciones de vida, había sido entregado a un guerrillero que, impotente, se lo entregó a unos campesinos que no tuvieron otra alternativa que entregarlo a una institución médica del gobierno colombiano. 

La demora en la entrega de los rehenes, que se posponía una y otra vez (mientras Chávez acusaba a Uribe de no desmilitarizar un extenso territorio del país y de no suspender las acciones militares) cuya verdadera razón era porque no sabían como justificar la ausencia de un niño que creían bajo su control, hizo que la inteligencia colombiana prestara oídos a la denuncia de una familia campesina amenazada de muerte por la guerrilla por la entrega del niño, lo que les hizo sospechar que Emmanuel no era otro que Juan José David Gómez Tapiero, registrado con falso nombre como si fuera hijo de la familia que lo había acogido a su cuidado. Descubierto el asunto, Uribe denunció que las continuas posposiciones eran por causa de que el niño estaba en Bogotá bajo la custodia del gobierno, por lo que inició las gestiones para verificar la identidad del niño, a través de pruebas genéticas de ADN.

Ante el descubrimiento de la mentira, continuaron las acusaciones de Chávez y sus acólitos contra Uribe, a los que se unieron, incluso, los "observadores internacionales" que se habían sumado al show mediático, entre los que se contaban el expresidente Kirchner y representantes de Brasil, Suiza, Francia, Cuba y la Cruz Roja, que no entendían la actitud del gobierno colombiano ante la "falsa" colaboración de las FARC y de Chávez, que prestó helicópteros, aviones y todo lo necesario para darle lucidez al espectáculo que habían montado, incluyendo al cineaste norteamericano Oliver Stone, quien filmaría el acontecimiento, del que sólo tendría la primicia la cadena chavista de televisión.

Y unidos a Chávez y comparsa, el coro de sus cómplices chavistas en toda Latinoamérica alzó sus voces en improperios contra Uribe, entre los que se destacó una de las más fieles, Hebe de Bonaffini, líder de las argentinas Madres de la Plaza de Mayo, que es la que mejor nos ilustrará del guión (que algunos afirman fue escrito por el moribundo Castro, a dos manos con su hijastro bolivariano) que han seguido todos los que siguen al Gorila venezolano:   

"...Ustedes vieron lo que pasó con Uribe, con Chávez, con las FARC. Uno lo escucha a Uribe y parece que es el único tipo sensato que hay en este país. Y Uribe es una mierda, es un hijo de puta, él tiene más de 500 rehenes de las FARC y de eso no se habla, se habla nada más que de los rehenes que tiene la gente de las FARC y no de los de las FARC que tiene Uribe (...) Estamos con los compañeros de las FARC, estamos con Chávez, estamos con nuestro Presidente que fue, estamos con todos los que creen que se puede llegar a reconocer a la paz alrededor de los rehenes, pero a intercambiar. Que Uribe entregue a los que tiene y que las FARC entreguen a los que tienen y no que los tenga que entregar nada más que la gente de las FARC".

"Todo esto del niño, todo este invento, esta porquería, esto sucio, le dio letra a los medios de la derecha a los que se les había terminado el tema porque ya no se hacía la entrega y le dio letra con lo del niñito. ¿Quién puede pensar que la gente de la guerrilla va a torturar? Sólo en la cabeza de mierda de Uribe puede caber eso. Así que estamos orgullosas de que nuestro país haya participado, amamos a Chávez, sabemos que era verdad, se había conversado. No es fácil compañeros. Yo hace cinco años estuve por ir a tener una entrevista con Tirofijo y no es fácil ir. Hay que ir en carro, en burro por terrenos escarpados, por montañas. Yo no estaba en condiciones como mujer vieja ya que era, hace cinco años ya era vieja para ir. No es fácil. Los compañeros que han llegado ahí claro, si abren una brecha demasiado grande, Estados Unidos que estaba ahí alerta con toda su metodología, los iba a matar. Porque en la anterior entrega que supuestamente iban a hacer fusilaron a 122 personas, no se iban a poner en ese riesgo. Por eso tenemos que seguir creyendo en las FARC, en Chávez, en nuestro presidente y no en lo que dice Uribe. Uribe es un hipócrita, un falso, un gran hijo de mil putas...".

Luego, antes de comprobarse el engaño, las FARC anunciaron una ofensiva total contra el gobierno, en claro desafío y expresión de que ninguna voluntad tenían de entregar a los secuestrados, sino probar fuerza y seguir la inteligencia castro-chavista de buscar un reconocimiento a cualquier precio; actitud que al comprobarse la identidad de Emmanuel, no les quedó más remedio que reconocer el engaño, sin confesar las verdaderas intenciones, pero que Chávez, aprovechando las expectativas de las familias de los secuestrados y el estado de opinión, los presionó nueva y definitivamente a entregarlos, comprometiéndose a concederles un apoyo total y definitivo para lograr que el gobierno colombiano, los Estados Unidos y la Unión Europea los sacara de la lista de los grupos terroristas y convertirlos en unos civilizados insurgentes que buscan un espacio político en el campo de la democracia participativa.

Lo peor de todo esto es que Chávez se ha ganado el elogio de todos, incluso de los EEUU, creando la esperanza de que su intercesión puede lograr la liberación de todos los secuestrados como vía para la legitimización no sólo de las FARC, sino también del ELN, a los que obligaría a unificarse con tal de alcanzar sus objetivos expansionistas.

Y lo peor es que ha logrado que todos, desde el expresidente Pastrana (que poco o nada hizo durante su gobierno al lado de lo que ha logrado Uribe) hasta el esposo de Ingrid Betancourt y demás familiares de secuestrados (que se sienten frustrados porque no son sus familiares los liberados) acusen de a Uribe de no ceder, por su orgullo e insensibilidad, a dar los pasos necesarios para lograr una paz que sólo produciría el secuestro de toda una nación. No faltó tampoco que el mismo Uribe, apocado por la ignorancia que han hecho de sus gestiones, terminara agradeciendo la intervención del gobierno castrista en la solución del problema. !Pobre Colombia, lo que les espera!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

JESUS -

NO SABIA DE ESTA SITUACION EN COLOMBIA, Y ME PARECE QUE LOS COLOMBIANOS CORREN PELIGROOOOOOOOOO

Manuel Sosa -

Gracias por invitarme a tu sitio, que voy a visitar de ahora en adelante. Mis parabienes. Saludos. M.Sosa
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres