Blogia
Cubaneo Cotidiano

CUANDO EL MAL ES DE...

CUANDO EL MAL ES DE...

Estaba tentado a decir el refrán como lo decimos en buen cubano, pero seré cuidadoso para no ofender a los lectores, por eso lo arreglaré un poco: "Cuando el mal es del...estómago, no valen guayabas verdes", sobre todo porque las guayabas tienen un efecto astringente que disminuye los efectos del mal de...estómago. Pues sí, resulta que esta semana las narcoguerrillas colombianas de las FARC han estado en baja, pues intentaron lavar su imagen entregando a cuatro famélicos y destruidos parlamentarios que, salvo lo humanitario de su entrega, era sólo una jugada efectista para tratar de que Francia y los países que apoyan el proceso de entrega de los secuestrados mordieran el anzuelo (cuyo nombre es Ingrid Betancourt), para que le dieran el reconocimiento como grupo beligerante y lo sacaran de la lista negra de los grupos terroristas.

En segundo lugar, la contrainteligencia colombiana con el apoyo logístico de los Estados Unidos interceptaron una llamada del mismísmo Chávez al segundo jefe de las FARC, Raúl Reyes, que en una operación relámpago fue eliminado en territorio ecuatoriano y le fueron confiscadas dos laptops con información que confirma el apoyo del Gorila Bolivariano y su cómplice ecuatoriano Correa, por lo que las narcoguerrillas se han convertido en causa de un conflicto internacional entre esos tres países. No obstante lo cual, las FARC se atrevieron a decir que la muerte de Reyes no debía entorpecer el proceso de entrega, ¿quién los entiende?, pues mientras Correa se ha dejado dar cranque por Chávez, que ha desplegado sus tropas en la frontera común con Colombia, instando a Ecuador a hacer lo mismo, las FARC saben que están en un mal momento y no saben que hacer, al punto de que entregaron directamente a la Cruz Roja Internacional, sin la participación de Chávez a cuatro turistas colombianos secuestrados hace apenas una semanas.

Mientras se negocia en la OEA un acuerdo aceptable para todas las partes, y Chávez vocifera contra Uribe, expulsando al embajador colombiano y amenazando con cerrar todas las empresas colombianas en Chavezuela; Correa desarrolla un viaje por los países satélites del Socialismo del Siglo XXI, buscando el apoyo de Evo Morales, Cristina Kirchner y Daniel Ortega. 

Mientras eso sucede, en Tailandia arrestan al traficante de armas ruso Viktor Bout, proveedor de armas de las FARC, Al Qaeda y los talibanes afganos, y como por arte de birlibirloque, tropas ecuatorianas arrestan a grupos armados de las FARC en territorio ecuatoriano, tratando de tapar lo que era sabido por todos, que los narcoguerrilleros campean por sus respetos en territorio ecuatoriano y venezolano. No en balde el representante colombiano en la OEA, denunciaba que era muy fácil para los gobiernos venezolano y ecuatoriano, expulsar a los embajadores de Colombia, mientras no hacían lo mismo con la presencia de la narcoguerrilla colombiana de sus territorios, apoýándolas y dándoles reconocimiento político y sostén económico.

No se puede olvidar que, pese a los intentos chavistas de lograr reconocimiento para las FARC, en todo el mundo alzaron su voz miles y miles de personas, convocadas por iniciativa popular (sin la intervención de Uribe como intentan hacer creer), rechazaron de plano a las FARC, exigieron el cese de los secuestros políticos y la entrega de todos los rehenes. 

Nada, que ciertamente cuando el estómago anda malo, y malo de verdad, no hay guayabas de ningún color que resuelva el problema. ¿Conocerán en las selvas colombianas el Peptobismol o el Imodium, como posible solución a los problemas que enfrentan las FARC?  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres