Blogia
Cubaneo Cotidiano

Castroenteritis Jurásica

!QUE GENTE, CABALLERO, PERO QUE GENTE!

!QUE GENTE, CABALLERO, PERO QUE GENTE!

Eso decia el actor Idalberto Delgado, quien encarnaba en el clasico sketch de Alegria de Sobremesa (de Radio Progreso), a traves de su personaje Paco, esposo de la sin par Rita, al final de cada show, luego de enfrentarse a la realidad de la miseria humana de los otros personajes: Alejito, Simeon Norina, Etelvina y su novio Sandalio el Volao y otros tantos.

Eso mismo podriamos decir nosotros, luego de la bomba literaria que JUanita Castro, excelsa hermanisima de los Hermanos Castro: Raul, Segundon devenido en Prima-Donna-Ballerina, y su cagalitroso Coma-Andante en Jefe, acaba de lanzar al deprimido mercado editorial para darle vida al chismorreo cotidiano de la comunidad cubana del sur de la Florida.

Y podriamos decir como Paco: !Que gente, caballero, pero que gente!, al ver la Des-Composicion que impera en esa familia que se entronizo hace ya 50 anos como dictadura familiar con ansias de eternidad, que incluye, al buen decir cubano "de todo como en botica", al incluir desde un chulo y maton, devenido en Gobernante quasi eterno, hasta una loca que nunca ha querido salir del closet -con infulas de padre de familia-; y para no quedarse cortos ni perezosos, ahora incorporan al show a una hermana gusana y agente de la C.I.A.

Nada, que parece que a los que vivimos en ambas orillas del charco grande (lease el Canal de la Florida) todavia nos queda mucho por descubrir, y que gracias a Doňa Juana, muchos de los que se empeňan en ser ciegos y no ver la realidad, descubriran la apaňada verdad de aquel jacobino (amante de la guillotina) que se llamaba Ernesto Che Guevara, como el Gran Instaurador del Paredon Revolucionario, que por tanto tiempo han querido venderles como todo un Santo Guerrillero del Socialismo de no se que siglo...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

TENGO MIEDO A ENAMORARME...

TENGO MIEDO A ENAMORARME...

No, no estoy hablando de mí, ni de mi pasado viaje a Cuba, ni de uno de esos boleros trasnochados que los borrachos cantan después de tomarse unos rones en el bar de mala muerte de la esquina de su casa...

No, se trata de el Segundón-en-Jefe, sí, la misma China, la Raulina Castro Ruza, quien al despedirse de su última parada de su tour sudamericana, como buena vedette politiquera castrocomunista -confesando sus conocidas, aunque secretas inclinaciones homosexuales-, expresó: ’"Me voy...porque tengo miedo a enamorarme de Brasil y de su pueblo..."

Yo no sé si es que el presidente Lula (que no Lalo, no se equivoquen, Lalo era el nombrete que le tenían puesto a un compañero de trabajo mío en Cuba, al que le decía: Lalo...la loca...) llevó al General-Presidente (como lo ha bautizado otra loca de renombre, el historiador de La Habana, Eusebio Leal Spengler) a pasear por las playas de Ipanema, donde dicen que se pavonean los más bellos y viriles machos brasileños, paseo que debe haberle revuelto las hormonas al Segundón-en-Jefe, como para tener miedo a enamorarse de algunos de los hipersexuales efebos (léase jóvenes) brasileños, que muestran impúdicamente sus casi desnudos cuerpos por las playas brasileñas.

Si no vean cómo todos los machangos-presidentes latinoamericanos han salido en defensa de la Cuba de los Castro, al punto de que el indito aymará presidente de Bolivia propuso que todos los gobiernos latinoamericanos expulsaran a los embajadores americanos hasta que el negrito Obama, nuevo presidente electo, suspenda el mal llamado "bloqueo" contra la dictadura castrense.

Miren sino, los pasitos de lambada que Castro II parece dar teniendo al presidente Lula justo en su retaguardia. No por gusto dicen que una imagen dice más que mil palabras.  

LA CULPA DEL TOTI

LA CULPA DEL TOTI

Así decimos en Cuba, cuando queremos decir que siempre que hay un problema tiene que haber un culpable, y lo resumimos diciendo: "la culpa la tiene el totí", por aquello de que la culpa nunca cae al suelo sin que alguien la recoja y la haga suya. Nadie piense que el totí es un diablo o algo así. No, el totí, también conocido como choncholí, es un pájaro pequeño, de la familia de los cuervos, de color negro (quizás de ahí la asociación de lo negro con lo malo o negativo), que abunda en la zona oriental de Cuba, que acostumbra a alimentarse de insectos y granos. Pero este pequeño pajarillo, encarna, como la serpiente en el libro del Génesis, el mal o lo malo, de ahí que para el cubano común, cuando algo sale mal y no se quiere asumir la culpa o responsabilidad del fracaso se dice que la culpa la tiene el dichoso totí.

Por eso me suena curioso que el Cagalitroso-en-Jefe, desde su bunker climatizado y aprovisionado de cuanta comodidad puede imaginar la mente humana, escriba sus riflexiones (porque disparan más duro que un rifle) diciendo que el huracán Gustav tuvo un efecto equivalente a una bomba nuclear. Lo que no dice el Moribundosaurio Castrense es que la verdadera bomba que ha causado tanto destrozo en los territorios por donde Gustav pasó, y por donde Ike remató y concluyó su obra destructiva, es la bomba de los cincuenta años de dictadura destrucción y miseria en que ha vivido el pueblo cubano.

Han sido 50 años en los que el pueblo cubano no tiene acceso a materiales de construcción para reparar y mantener sus hogares, en que la gente no puede comprar -si no es con permiso oficial-, arena, resebo, cemento, ladrillos, bloques, pinturas, madera o cualquier material necesario para vivir dignamente. Todos esos materiales siempre han estado destinados a los planes de construcción del gobierno -el único que sabe qué es lo mejor y cuándo hacerlo, aunque nunca lo haga-, que en su acostumbrada justificación culpa al bloqueo, al imperialismo, al capitalismo, a la conquista por los españoles, a las Cruzadas, a los Caballeros de la Mesa Redonda y hasta a la madre de los tomates si es necesario, con tal de justificar su ineficencia, su inmovilidad, su incapacidad para resolver centralizada y planificadamente ninguno de los problemas del pueblo.

El excesivo control es sólo para los necesitados, pues ellos, los que desgobiernan la Isla y sus esbirros, secuaces y la Nomenklatura comunista goza de privilegios, tienen las mejores casas, las reconstruyen y modernizan una y otra vez, pero si un simple trabajador toma sin permiso un ladrillo o un poco de arena, lo acusan de malversación y desvío de recursos. Por eso no es de extrañarse, y condolerse por supuesto, que ahora informen que más de 10 mil casas han sido destruidas en Holguín, o que más de 100 mil han sido dañadas o destruidas total o parcialmente al paso de Gustav e Ike por la Isla.

Ahora el desgobierno de Castro II se niega a recibir ayuda y a que equipos de expertos evalúen las pérdidas, porque de hacerlo, se descubriría que las pérdidas no las produjeron los ciclones, sino el abandono, la desidia, el desinterés y la miseria que sufre el pueblo cubano. Ya no habrá quien se crea el cuento, popular por los años 60-70´s, cuando luego del paso del destructivo ciclón Flora, los ideólogos castristas estimularon el rumor de que los científicos de la CIA habían creado una forma de producir las condiciones necesarias para que se desarrollaran ciclones que dañaran la Isla y así debilitarla económicamente para poder invadirla y revertir las supuestas "conquistas" de la Robolución cubana.

Por eso, en su sabiduría popular, el cubano de a pie supo decir en un refrán: "todos los pájaros comen arroz, pero sólo el totí carga con la culpa...".

A BUEN ENTENDEDOR CON POCAS PALABRAS.

VEJEZ TORMENTOSA Y TEMPESTUOSA

VEJEZ TORMENTOSA Y TEMPESTUOSA

Así habría que llamar a la vejez de la más antigua "stripper" de Las Vegas, cuyo nombre real se desconoce, pues siendo joven (en 1950, hace 58 años) lo cambió por el sonoro de Tempest Storm, algo así como Tempestad Tormenta...(a buen entendedor con pocas palabras), y que ahora con sus 80 años insiste en que no piensa retirarse. ¿No nos recuerda esto a alguien con 81 años que tampoco piensa en retirarse? Imagino que sí, y que ese alguien no es precisamente la bailarina Alicia Alonso o la cantante Rosita Fornés, dos momias andantes que todavía sueñan con los peces de colores (así decimos en Cubita la Bella)

 Tempest Storm, continúa con su cabellera roja, sus manos bien atendidas por la manicura, pero ya le tiemblan y se le nota la acción de la artritis. Continúa con algunas presentaciones esporádicas, y alardea haber mantenido una relación de amantes con el Rey del Rock-and-roll, Elvis Presley, así como haber conocido a grandes figuras como Frank Sinatra, Dean Martin o Nat King Cole, pero insiste en que: "Me lo paso bien en el escenario y al público le gusto. Nadie ha dicho que hay un momento para abandonar, ¿por qué parar?

Algo parecido le pasa al Coma-Andante que luego de strippear al pueblo cubano y dejarlo empobrecido y más pelao que una naranja, insiste en que aunque no estará en el poder aparente sí continuará estándolo en el efectivo tomando decisiones y opinando en todo, empeñado en entorpecer los inevitables cambios que el pueblo cubano espera y desea. El dirá que se lo pasa de lo mejor detrás de bambalinas, dirigiendo al títere de su hermanísimo Raúl, y que el pueblo aún lo adora, y que ha sido amante de todos los Zares de la Rusia exsoviética, y que ha conocido a grandes personajes (algunos aun vivos y otros ya difuntos) como Sadam Hussein, el Gorilón Bolivariano, Tito, Brezhnev, Honecker, Krushov y otros, y lo peor de todo es, que no piensa abandonar, que no quiere tirar la toalla, que no se acaba de morir...como si pudiera evitarlo por siempre.

Lo mismo le pasa a todos los tiranos, se creen eternos hasta que se mueren. Dios permita que eso sea muy pronto, para que se acabe la tempestad tormentosa que azota al pueblo cubano desde hace 50 años. 

CUESTION DE OPINIONES

CUESTION DE OPINIONES

Como todos los años, en Europa se realiza una encuesta de opinion, donde se le pregunta a la gente quienes son los personajes nacionales e internacionales mejor y peor valorados. Este año, la encuesta ha estado muy acertada, al punto que los tres personajes internacionales peor valorados han sido: en primer lugar, el Gorilon Bolivariano; en segundo y dignisimo puesto, el Cagalitroso-en-Jefe cubano, y en un irrelevante tercer puesto, opacado por los dos anteriores, el mismisimo George Bush, que goza de poca simpatia europea, producto de un antiamericanismo trasnochado y desnortado, que les hace olvidar todo lo que el pueblo y los gobiernos americanos han hecho por la recuperacion y crecimiento del Viejo Continente desde la Segunda Guerra Mundial hasta nuestros dias.

Por el lado contrario, los mejores valorados fueron, en America Latina: Michelle Bachelet y Lula da Silva, presidentes de Chile y Brasil, respectivamente. Entre las mujeres de mayor influencia y mejor valoradas, sigue vigente, desde hace muchos años, la ex-primera ministra inglesa, Margaret Thatcher, solo despues de la Reina de Inglaterra, seguidas muy de cerca por J. K. Rowling, autora de la saga del niño mago Harry Potter, y la ex-Spice Girl y esposa del famoso furbolista ingles, Victoria Beckham.

Nada, que a pesar de la corriente izquierdosa predominante en la vieja Europa, los tiranos como Castro y Chavez no gozan de la simpatia de nadie, en tanto la tan criticada por muchos y tildada de "Dama de Hierro" Margaret Thatcher, sigue instalada en los primeros puestos entre las figuras mejor valoradas. Ironias de la vida...

DE LO SUBLIME A LO RIDICULO

DE LO SUBLIME A LO RIDICULO

Definitivamente hay gente que va de un extremo a otro, pero no de izquiera a derecha o viceversa, sino de lo aparentemente muy alto hasta lo ridículamente menos notorio e inadvertido. Y es que me ha llamado la atención el salto del famoso Alcalde de la ciudad capital inglesa, Londres, Ken Livingstone, más conocido como Ken el Rojo (nada que ver con el famoso vikingo Eric el Rojo, quien parece ser que tenía los cabellos de ese color), quien hacía ostentación por sus simpatías con El Jurásico Cubano y el Gorilón Bolivariano, quien acaba de ser derrotado en las elecciones. Tras pasar ocho años al frente de la Alcaldía de Londres, Ken Livingstone ha encontrado trabajo como conductor de un programa de radio en la emisora LBC de esta capital.

Livingstone, que el pasado día 1ro de Mayo perdió los comicios para un tercer mandato como alcalde, contestará desde este verano a las preguntas de los oyentes en un programa semanal. "Estoy encantado de unirme a LBC", dijo hoy el político laborista tras anunciarse su nueva labor en la radio. ¿Qué otra cosa iba a decir, que estaba encantado de haber perdido las elecciones? Eso ni pensarlo, y eso que sólo estuvo 8 años con la batuta londinense en la mano.
"Nadie conoce mejor esta ciudad y su gente", dice el director de la emisora de radio, y añade: "Ha visto a Londres en los mejores y peores momentos y ahora comparte sus opiniones y sus conocimientos" con los londinenses, añadió Richards.
"Ya sea que lo quieras o lo odies, Ken Livingstone nunca resulta aburrido", subrayó.

Esto me trae a la mente a otro exaltado que se creía omnipotente y eterno en el poder, sí me refiero al Mandamás-en-Jefe, el admirado dictador de Ken el Rojo, quien luego de casi 50 años en el poder, ahora vive la pesadilla del olvido, pues ni se le menciona acaso, ni aparece en la TV, ni agobia en las aburridas Mesas Redondas al cansado pueblo cubano, que vivía hastiado de tanta verborrea. Pero él ni corto ni perezoso, al perder al mejor escribidor de sus discursos, el famoso Gabriel García Márquez, decidió agarrarse a una pluma y autoconvertirse él mismo en escritor, y ahora no hay quien lo convenza de que una cosa es hablar mierda y otra escribirla, y por eso sus reflexiones de viejo cagalitroso no hacen más que alimentar los cestos de basura de los baños de los hogares cubanos, que a falta de papel higiénico, no tienen otra alternativa que usarlo para limpiarse el trasero.

Como Ken el Rojo, el Jurásico Decadente, cree conocer mejor que nadie a la Isla y a su gente, pero se equivoca, pues parece que se empeña en ignorar que la gente de Cuba está cansada de todo lo que huela a castrocomunismo en descomposición. Y aunque algunos tontos útiles todavía lo amen, lo mencionen y lo recuerden, más temprano que tarde, con el paso del tiempo, nadie se acordará de semejantes personajes. 

PAPELES SON PAPELES...CARTAS SON CARTAS

PAPELES SON PAPELES...CARTAS SON CARTAS

Eso decía una cancioncita infantil de mis años mozos, que cantaba: "papeles son papeles, cartas son cartas, palabras...¿de tiranos?, todas son falsas...". Perdónenme la disgresión, pues ahora no recuerdo si la canción se refería a las palabras de "mujeres" o de "hombres", y por eso preferí ajustarlas a las que sí sé que son falsas, aún cuando sean dichas a...los doce años de edad.

Sí, porque la noticia que leía hace unos días atrás se refería a que en el próximo mes de Noviembre, mes de elecciones presidenciales en los Estados Unidos, se mostrará, como una curiosidad, una exposición de cartas de niños dirigidas a distintos presidentes norteamericanos, y entre ellas no podía faltar una carta muy curiosa, escrita en 1940, nada más y nada menos que por el Tiranosaurio Castro Ruz, mientras estudiaba en el Colegio de Dolores, en Santaigo de Cuba, y dirigida nada más y nada menos que al Presidente Franklin Delano Roosevelt.

La carta de marras, que lleva la firma de un Castro infante, dice en su encabezado (que estaría descabezado, pues no hay cabeza que pueda comprender la supuesta ingenuidad infantil con la desvergüenza del adulto que luego fue y aún ahora es): "Mi buen amigo Roosevelt". Cosa realmente rara, pues salvo que piense que sus deseos de que el negrito Obama salga electo Presidente este año y se deje mangonear por él y reestablezca relaciones amistosas, dudo que pueda llamarle "mi buen amigo" a algún presidente norteamericano, como llama igualmente al Gorila Bolivariano, al indito Morales o al solapado Correa. Por eso, al descubrirse esta carta, fue incluida entre las que se mostrarán en Noviembre próximo.

La carta está llena de ¿pletóricas? frases de ingenuidad infantil, al escribir algo que en su época sería impensable, aunque lógico en los precarios tiempos que viven hoy los niños cubanos: "Si le parece bien, envíeme un billete verde estadounidense de US$10 en la carta, porque nunca vi un billete verde estadounidense de US$10 y me gustaría tener uno". JA, JA, JA, ¿coleccionista de monedas el niño?, o ¿adorador de los papelitos verdes con fotos de presidentes muertos? 

En otra parte de la citada carta, el que luego acometería la nacionalización de todas las empresas mineras e industrias norteamericanas en 1960, le propondrá al Presidente hacer negocios en Cuba, al decirle: "Si quieren hacer barcos, yo puedo mostrarles la mayor mina de hierro en el país. Está en Mayarí, Oriente, Cuba", halagándolo por la posibilidad de que fuera reelegido nuevamente como Presidente, antes de pedirle los diez dólares:  "No sé mucho inglés. Pero sé lo suficiente como para escribirle. Me gusta escuchar la radio y estoy muy contento porque escuché que usted será presidente otra vez».

Imagino que el Tiranosaurio Decadente puede estar viviendo una confusión de sentimientos, entre avergonzado por su inocencia infantil manifestada en una carta al Presidente del país que considera su peor enemigo, y feliz de ver alimentado, una vez más, su ego, al ser elegida su carta para ser incluida en la muestra. Yo por aquello de la ingenuidad infantil repito: "Palabras son palabras, cartas son cartas, palabras de tiranos, todas son FALSAS"...

INCREIBLE PERO CIERTO

INCREIBLE PERO CIERTO

Como usted lo oye: ¡Increíble pero cierto!, ahora la mierda tiene valor, y se paga por ella más de lo que usted se pueda imaginar. Así lo cuenta la noticia, en la que se detalla que por dos heces (nombre fino de la mierda, heces fecales) fosilizadas (o sea, mierda vieja y dura) de unos 130 millones de años (aquí me quito el sombrero ante la susodicha mierda, porque 130 millones de años son como 130 millones de pesos de la lotería), fueron subastadas (o seas vendidas en una importante casa de subastas) en la sede de la Casa Bonhams de Nueva York. La compró un tal Steven Tsengas, dueño de una empresa dedicada a vender productos para el tratamiento de desechos (o sea la mierda) de los animales domésticos, y pagó por las dos heces unos $960.00.

¡Pa’ su escopeta!, si eso es así imagino que la dictadura cubana se hará multimillonaria (más de lo que ya es, robando y explotando al pueblo cubano y sus riquezas), si se dedica a vender la caca del Cagalitroso-en-Jefe, más conocido como el Jurásico Castrense, pues si el popó de aquellos dinosaurios se vende tan caro, el del Tiranosaurio C(agalitroso) Ruz se venderá como pan caliente. Con tal de que lo aprieten duro por la barriga para que no deje de producir mierda tan valiosa, y del tiro lo revienten de una vez y por todas, no me alegraría nunca tanto como por tal noticia.

SI YO LLEGO A SABER QUE EL PERICO ERA SORDO...

SI YO LLEGO A SABER QUE EL PERICO ERA SORDO...

Así sonaba una famosa canción cubana de los 60-70´s que cantaba: "Si yo llego a saber que el perico era sordo, no paro el tren...", que dentro del espíritu guarachero de Ñico Saquito (el mismo de "María Cristina me quiere gobernar...") suponía una jarana sobre alguien que no escucha y por más que uno le advierte, termina pasándole el tren de las realidades de la vida por encima. Esto no significa que los pericos sean sordos, sino que algunos humanos aparentan o se hacen los sordos por su puñetero empeño de hablar y hablar sin dar espacio a los demás.

Eso es lo que le ha pasado a nuestro Jurásico Coma-Andante, que en su egolatría (empeño en ser el centro o el ombligo del mundo) ha desarrollado en sus casi 50 años de desgobierno dictatorial una especial e incontrolable hemorragia de palabras o diarrea verbal, sólo comparable con el de un pequeño animalito (¿lo de pequeño significará que su tamaño lo hace empeñarse en su manía de grandeza?) de la fauna africana, conocido como el papagayo gris africano (Psittacus erythacus es su nombre científico en latín), que está considerado el ave más “parlanchina”, existiendo ejemplares que llegan a poseer vocabularios de cerca de 800 palabras (demasiadas para su tamaño y posibilidades vocales).

Y es que el ex-Mandamas-en-jefe cubano (que ahora está siendo imitado ejemplarmente por el Gorilón Bolivariano) desde su juventud desarrolló durante largo tiempo una insoportable locuacidad incontenible (no hay quien lo aguante, ni lo soporte, ni lo detenga) de hablar y hablar y hablar, sin parar de hablar, al punto de que en el año 1960 rompió el récord Guiness al discurso oficial más largo de la historia, durante su aparición en el podio de las Naciones Unidas durante seis interminables horas sin parar (dicen que muchos abandonaron la sala y otros roncaban sonoramente en sus asientos, evitando tener que tomar somníferos para combatir el insomnio). 

Los cubanos sabemos que su incontinencia ha permitido que ese pequeño récord fuera roto por él mismo en las largas catilinarias que nos hemos zumbado durante los casi 50 años de su dictadura (decía él, que al lado de la de dicatdura chilena de Augusto Pinochet, la suya era una dictablanda, ¿quién se lo va a creer?) durante los actos del 26 de julio, 1ros de mayo o en cualquiera otra de las mil oportunidades en que invadía los micrófonos y cámaras de la TV cubana (que era impuesta a todos los cubanos como un mandamiento inviolable, a partir del control de la programación televisiva que ostenta el gobierno robolucionario castrense).

Por eso, a pesar de su pequeñez y vivencia en las intrincadas selvas africanas, se le perdona al pobre Psittacus erythacus sus 800 palabras, ya que a pesar de que se dice que el mismísimo Gabo (afamado escritor colombiano Gabriel García Márquez, amigo íntimo del dictador) le escribía sus discursos entre 1980-90, ahora que ya no tiene ni voz apenas, ni aparece por TV, para no dar lástima en su deplorable estado de decadencia, ahora el Cagalitroso-en-Jefe se dedica a escribir seniles reflexiones, saltando de palo pa´rumba sobre cualquier tema que le pasa por su reblandecida mollera.

Nada, que si yo llego a saber que el perico era sordo, dejo que el tren le pase por arriba y lo deje como una calcomanía pegada a las líneas ferroviarias (o al decir en buen cubano: como la buena plasta de mierda que es) que ya a nadie dice nada ni le significa nada. AMEN. 

ACTA DE DEFUNCION

ACTA DE DEFUNCION

Bueno, la Raulito no ha muerto aún, pero ya ha declarado oficialmente la defunción política y pública de su hermanísimo el Moribundo-en-Jefe, al anunciar esta semana los cambios realizados en el Buró Político del Partido Castrocomunista de Cuba (PCC), en el que el Anciano Dictador no está incluido, y la convocatoria al nuevo Congreso del partido único que ellos mangonean, en el que tampoco participará.

Y digo que ha firmado el Acta de Defunción, ya que en sus propias palabras ha dicho: «Los acuerdos que hemos aprobado dan fin a la etapa de provisionalidad iniciada el 31 de julio del 2006 con la Proclama del Comandante en Jefe, hasta el mensaje en que nos expresó su propósito de ser sólo un soldado de las ideas, vísperas del 24 de febrero del 2008.» Luego entonces, el "fin de la provisionalidad", significa el término de la vida política y pública de su hermano que, ya solo será, apenas, un «soldado de las ideas».

Es importante destacar que la susodicha Proclama del Coma-Andante (pues camina y habla porque Dios es grande), lo convertía en sujeto de tres delegaciones o renuncias:"1) Delego con carácter provisional mis funciones como Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba en el Segundo Secretario, compañero Raúl Castro Ruz, 2) Delego con carácter provisional mis funciones como Comandante en Jefe de las heroicas Fuerzas Armadas Revolucionarias en el mencionado compañero, General de Ejército Raúl Castro Ruz, y 3) Delego con carácter provisional mis funciones como Presidente del Consejo de Estado y del Gobierno de la República de Cuba en el Primer Vicepresidente, compañero Raúl Castro Ruz."

Luego, al Segundón-en-Jefe dar por finalizada la «etapa de provisionalidad», está dando dos claves para entender este evento: 1ro) o esta dando un cuasi golpe de estado contra su hermano, para asumir todo el poder de una vez y por todas, o 2) teniendo en cuenta que el Congreso del PCC, único cónclave capaz de reelegir Primer Secretario, no se celebrará hasta noviembre o diciembre de 2009, es una toma de poder efectivo, para dejar de ser el hasta ahora gobernante y Primer Secretario del PCC "Interino", para convertirse en el único Mandón-en-Jefe, y así completar el traspaso de poder de un Castro al otro.

No se trata de un gesto aparente o simbólico, pues hasta ahora había seguido con discreción la línea protocolaria de traspaso institucional del poder. Al menos así fue con el proceso de elecciones y la renuncia explícita de Fidel Castro –y ahora, en «el momento oportuno», como le gusta decir–, asumir el cargo de Presidente del Consejo de Estado, asumir el cargo de Primer Secretario del PCC, y con la celebración del nuevo Congreso, borrar de golpe y porrazo toda referencia al hermanísimo, que ya para ese momento debe estar muerto, pues sabiendo el tiempo que le queda de vida, prepara la sucesión, no como Dios manda, sino como la coyuntura lo exige, de modo que, al celebrarse el mismo, de verificarse la muerte (si no es que ya está muerto y congelado), se mostraría el cuerpo ¿inmaculado? y ¿sacrosanto? del difunto líder para que sea venerado por el pueblo.

El sorprendente golpe de efecto de los cambios y la convocatoria del Congreso, significan una sola cosa de veras importante: que la muerte de Fidel Castro es cosa de días o pocas semanas. Y es esa inminencia la que justifica la prisa en afianzar el poder de Raúl Castro en todas las líneas del proyecto de sucesión de un Castro al otro. !Esperen y verán! 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

DESPUES DE MI...EL CAOS

DESPUES DE MI...EL CAOS

Las noticias anuncian esta semana la muerte del destacado científico estadounidense Edward Lorenz, más conocido como el padre de la "Teoría del Caos", que explica la dificultad de los pronósticos meteorológicos, dado el nivel de posibilidades de cambio que los fenómenos climáticos pueden sufrir, los cuales afectan la precisión en los cálculos y pronósticos del tiempo. Y fue en 1960, cuando este meteorólogo descubrió que pequeños cambios en un sistema tan dinámico como la atmósfera podían producir cambios enormes en todo el sistema, de donde le dio en llamar a este proceso "Teoría del Caos", presentando en 1972 un estudio -que expresaba esta teoría- titulado: "¿Puede el aleteo de las alas de una mariposa en Brasil producir un tornado en Tejas?". Por lo que al  demostrar que ciertos sistemas tienen límites de predicción, Lorenz "acabó con el universo cartesiano y dio pie a la tercera revolución científica del siglo XX", después de las teorías de la relatividad y la física cuántica, al decir de muchos científicos.

Pero si Lorenz es el Padre de esta teoría, el maligno Mandamás-en-Jefe cubano (hoy Decadente en Jefe) llevó esa teoría a la práctica política, social y económica, siendo merecedor de un Premio Nobel en Sociología, Economía o Política, al instaurar una dictadura (que él se atrevió a denominar como "dictablanda", quizás pensando en la dieta alimenticia blanda que ahora sigue para capear las tormentas intestinales que lo aquejan), que sólo han traído miseria, pobreza y falta de libertad para el sufrido pueblo cubano. El debería ser llamado con toda propiedad el Padre, no ya de la Teoría, sino de la Práctica del Caos.

Y, emulando con el famoso rey francés Luis XV (1710-1774), a quien se le atribuye la frase célebre de "Aprés moi, le deluge" (que significa: "Después de mí el diluvio o el desastre"), muy bien podría decir él: "DESPUES DE MI...EL CAOS, o más apropiadamente: "Después de mí, la cagástrofe..." 

EL TIRANO ENTRONIZADO

EL TIRANO ENTRONIZADO

Recuerdo que en muchas ocasiones, cuando el Tiranosaurio Castrense quería justificar su eternización en el poder como Dictador Absoluto de la Perla del Caribe, acostumbraba a decir que el había sido elegido por la "voluntad soberana del pueblo", y que nadie cuestionaba a la Reina Isabel de Inglaterra, al Papa Juan Pablo II o al rey Juan Carlos II de España, por ejercer el poder por muy largo tiempo. En ningun caso se refería a su longevidad como Dictador, longevidad que en aquel entonces compartía con los más antiguos dictadores sobre la faz del planeta: Kim Il Sung, de Corea del Norte, Sadam Hussein, de Iraq y Muammar El Gadafi, de Libia, de los que los dos primeros ya han pasado a mejor (o peor vida, según desde el ángulo que se vea), el tercero aunque sigue en el poder, ha entrado en el coqueteo con Occidente y ha renunciado al terrorismo de estado, y él mismo se ha visto, por voluntad de sus intestinos envejecidos y sustituidos por una bolsa colgante, a renunciar y ceder el poder a su alcohólico hermanísimo.

Alguien podrá preguntar: -¿Y a santo de qué viene el asunto?, a lo que yo le contestaré que, el asunto viene al caso por una noticia simpatiquísima que he leído en días atras, y que ahora les trasmito: Una mujer de 35 años estuvo encajada dos años en el inodoro de la casa de su novio en Ness City (Kansas, EEUU), hasta que los servicios de urgencia la sacaron con una palanca. Según informa el periódico local "The Hutchinson News", el novio llamó a la oficina del alguacil, el pasado febrero, para informar de que a su novia- la cual no ha sido identificada- le pasaba algo raro. Al llegar al domicilio, la Policía encontró a la mujer sentada en el inodoro, con los músculos atrofiados de no moverse y pegada a la taza, y calculó que llevaba allí sentada unos dos años. El alguacil Bryan Whipple llamó a los servicios de urgencia, los cuales tuvieron que arrancar el asiento de la taza con una palanca. Según Whipple "arrancamos el asiento con una palanca y el asiento se fue con ella al hospital. Se lo quitaron en el hospital". El novio, que en estos dos años la llevaba comida y agua, aseguró que ella pasó allí todo ese tiempo porque quería, ya que, según Whipple, en un primer momento, "con sus actos, ella parece apoyar lo que él dice, porque cuando la encontramos al principio rehusó que viniera una ambulancia". "Ante la seriedad de la situación, llamamos a la ambulancia de todos modos, pero ella no se quería marchar", agregó el alguacil.

Pues, esta noticia me trae a la memoria al Cagalitroso-en-Jefe, quien por sus dolencias intestinales debe estar, finalmente, según sus deseos de equiparse a los Reyes y Papas en eso de perpetuarse en el trono, castigado y entronizado perennemente en un inodoro, hasta que el Diablo, su más obediente servidor, lo llame para que se entronice como el Diablo-en-Jefe. Muchos quisieran que el Mandamás-en-Jefe sufriera en la cárcel y en carne propia, las torturas y crímenes que ha cometido durante su vida. Yo me conformo conque permanezca eternamente sentado y atrofiado en un inodoro (y si tiene púas en su asiento sería mas delicioso), limpiándose el trasero con el periódico oficialista "Granma"(como lo han tenido que hacer tantos cubanos durante casi 50 años) hasta su muerte y paso definitivo hacia el Infierno.  

DERROCAMIENTO

DERROCAMIENTO

Desde que leí por primera vez este cuento del escritor judío cubano José Kozer, residente en los Estados Unidos, lo disfruté tanto, que siempre que puedo lo comparto con mis amigos. Hoy quiero compartirlo con Uds. Disfrútenlo.

                                    DERROCAMIENTO 

El tirano hace emitir billetes de un peso con su efigie. Peso devaluado. La gente lo usa para limpiarse el culo. Cambia la denominación, ahora hace emitir billetes de cien, el tirano de cuerpo entero, la mano en la visera. Peso de nuevo devaluado. La gente acuclillada, se limpia el culo con toda la estatura del tirano. Lo mismo sucede luego con los billetes de quinientos, de mil. Por último, el tirano manda a grabar la efeméride eterna de su rostro en una moneda de oro, la única del país. Cuelga de su pecho, la exhibe al ardor de las masas, se la ve oscilar como un péndulo cuando habla y gesticula. Gestos fotografiados, hieráticos, palabras que llenan las cuatro páginas del periódico oficial del día siguiente. La gente se limpia ahora los fondillos con las palabras y los gestos del dictador. Éste, enfurecido, muere: la abstracción lo mató. Aquello que habita tras los gestos, tras las palabras, lo mató. Habría que añadir que todo el oro del mundo no puede nada contra las oscilaciones de un péndulo, mucho menos contra el rostro inerte de la abstracción.   

LEYENDO ENTRE LINEAS

LEYENDO ENTRE LINEAS

Bajo el título de “Se nos fue Iris Dávila”, el Verborreico Tiranosaurio con ínfulas de abuelito escribidor de reflexiones ejemplarizantes se dirige a un pueblo extenuado de sus catilinarias discursivas, intenta canonizar a alguien cuyo mérito no es ya ser una buena escritora de telenovelas o de literatura infantil, sino el de ser madre de uno de sus mejores servidores, de los que mejor usa la cabeza, de los que le han sacado muchas castañas del fuego robolucionario: Carlos Lage Dávila, uno de sus VicePresidentes y cabezas pensantes en su empeño de perpetuar el castrismo más allá de lo que un  pueblo puede resistir y lo que un mal puede durar.No conocí ninguna obra de Iris, imagino que alguna telenovela suya pude ver sin saber su autoría.

No tengo nada en contra de ella ni nada que decir a su favor o en contra, aunque su familia ha sido mucho más beneficiada por el sistema imperante que el común de los cubanos, imagino que no es pecado suyo y espero que descanse en paz, si no es que en su conciencia pesa alguna complicidad con la injusticia imperante y nunca se opuso o la denunció –al menos literariamente, como sólo los verdaderos creadores saben hacer-, pues entonces tendrá que enfrentar el juicio de un Dios que yo confieso misericordioso y justo. Al menos, de lo poco que dice el Dictador en Jefe en su beneficio, parece haber sido una persona humilde y sencilla, y sea ésa su mejor defensa, en un régimen donde ser honesto e inteligente no va con ser comunista y cómplice del tirano.

No es mi intención juzgar a la fallecida escritora, sino insinuar las intenciones que podría ocultar la hipocresía y la falsedad de un tirano que sólo espera sean reconocidas sus virtudes, y que sólo alaba a los que le han sido fieles o cómplices. Este es el tercer obituario que el Muerto-en-Vida escribe, como riéndose de una muerte cercana, que se empeña en llevarse a otros antes que a él, como un exorcismo que lo librara de su inevitable destino mortal. Ya lo hizo con Sergio del Valle y con Vilma Espín, y tal pareciera que el ejercicio literario es o cree él pueda ser una forma muy personal de conjurar y alejar lo que es inevitable. 

No quiero ser irrespetuoso ni irreverente con la persona fallecida, sino que intento desentrañar lo que realmente nos quiso decir con su epitafio demasiado breve el Barbatruco Mala Cabeza, en la última de sus acostumbradas, rocambolescas e inacabables reflexiones:

Y dice: “No votó en las elecciones del domingo.” (La muy cabrona, debió morirse después de votar. Un voto menos para perpetuar mi tiranía. Pero bueno, eso no importa, igual las estadísticas dirán lo que yo quiera y voilveré a imponer mi voluntad. Yo sí voté a pesar de mi enfermedad, ella no tuvo la fuerza de imponerse a su enfermedad y cumplir su deber revolucionario. Al menos su familia hizo lo que tenía y debía hacer por todo lo que les he dado)

Y dice: “Estaba inscrita en el mismo municipio: Plaza de la Revolución.” (Como todos, estaba inscrita y bien controlada, nadie ni nada escapa de mi control. Por algo me dicen el Caballo, el que más mea, porque ni una hoja de un árbol puede moverse sin que se cumpla mi voluntad, aún alejado del poder. Todos tiemblan cuando tomo el teléfono, ni aún mi hermano se salva de ello, aunque parece ansioso por tomar el poder, y todos –hasta en Miami- especulan con mi muerte, y sobre qué pasará cuando ya no esté. Ilusos, aún después de muerto todos se empeñarán en demostrar que hacen mi voluntad y que intentan no separarse ni un ápice de lo que he dicho y hecho hasta ahora)

Y dice: “Se marchó silenciosamente el viernes; no lo esperábamos tan pronto.” (Más le vale no haber hecho ruido ni quejarse ni oponerse a lo que yo he forjado por casi cincuenta años, pues aquí sólo yo puedo decir y opinar –al menos hasta ahora ha sido así-. Silenciosamente deben vivir todos en esta democracia que yo como un Gran Arquitecto he establecido, donde nadie puede opinar, pensar o disentir, ni ella por muy madre de quién sea, Ella a lo suyo, a sus telenovelas que nada aportan y nada determinan, sólo diversión, pan y circo que al pueblo tranquiliza y contenta. No esperábamos su muerte, porque como quiera que sea, era más joven que yo, y dicen que las mujeres duran más que los hombres, de cualquier modo cuando yo muera –como ocurrió ya con Stalin y con Brezhnev-, nadie lo sabrá, pues todos saben que si no amarran antes bien los hilos del poder, que hoy mismo están frágilmente atados, se armaría la cagástrofe, y una mayor que la que me tiene alejado a mi pesar, del poder hace ya más de seis meses. Y por mucho que no me vean en la TV o en los periódicos, y la CIA, los gusanos de Miami y el gobierno norteamericano digan lo que digan, los míos sacarán otros vídeos míos con mi chandall de Adidas, y publicarán otras reflexiones mías, que tengo escritas por montones de antemano, y así nadie sabrá nada hasta que sea el momento preciso) 

 Y dice:“Vivía en la misma casa que ganó con su trabajo intelectual antes de la Revolución.” (A que más podía aspirar, pero la muy condenada nunca quiso recibir nada de mí, cosa que sus hijos y nietos no pudieron evitar…pero no me preocupa, porque su casa no es mejor que ninguna de las mías -entre los cientos que tengo diseminadas por toda la Isla y las otras que tengo por el mundo, en España, Chile y otros lugares que no puedo mencionar. Mira que decir que se ganó la casa con su trabajo intelectual, como si los intelectuales produjeran algo que valga la pena, y cuando lo hacen, tiene que estar sometidos a una ideología dominante a la que deben dedicar todos sus empeños)

Y dice:”Muchas veces visité esa vivienda; ocupaba en ella un pequeño espacio, siempre escribiendo.” (No digo yo si visité su casa muchas veces, y lo hice primero para controlar que su casa no fuera mejor que las mías, pues de lo contrario se la habría intervenido robolucionariamente –digo, revolucionariamente-, y habría pasado a engrosar mis propiedades, como a todo lo que echo el ojo, pero como era tan sencilla, no perdí mi tiempo en eso, luego he ido queriendo demostrarle a su familia lo útil que eran para mi proyecto, al que he ido incorporando a todos los Lage, y con ellos me he podido servir de fieles y adictos servidores para mi proyecto político. Después de todo les he hecho muchos favores y mucho que los he beneficiado, y ella se mantuvo ahí, en su lugar, escribiendo en un rincón en su vieja maquinita Underwood, hasta que se la quité –a pesar de su oposición-, para concederle graciosamente –como es mi costumbre con los que me son fieles e incondicionales, una computadora con acceso a Internet, cosa a la que muy pocos en la Isla pueden acceder)

Y dice:”Nunca protestó ni se quejó de algo.” (Insisto en que más le valió no hacerlo, pues por muy madre que fuera de quien es, le habría tocado la misma suerte de Heberto Padilla, Belkis Cuza Malé, Cabrera Infante, Reynaldo Arenas y todos los que se opusieron o protestaron a mi política cultural. Sólo pudo quejarse de su enfermedad, pues como ella no gobierna en este país, de ella sí que se podía quejar sin tener por eso problemas políticos ni ser considerada opositora o disidente mercenaria al servicio del Imperio)

Y dice: “Por decisión propia sus restos fueron cremados y esparcidos en el Jardín Botánico, entre plantas de flores escogidas por ella.” (Buena decisión, porque así me ahorra un dolor de cabeza más, pues ya ni en los cementerios queda espacio, además así me sirve de fertilizante a las flores del Jardín Botánico, pues el dinero que me ahorro en fertilizantes y el que recibo por revender el petróleo que mi querido Chavez me facilita, va a engrosar mis cuantiosas cuentas en Suiza, España, Islas Caimán y HongKong –entre otras-, aunque por más que intento ocultarlo, el dichoso Forbes, ése de la revista, se empeña en incluirme entre los multimillonarios más ricos del planeta, lo que él no sabe es, que lo que hago es ponerlos a producir plusvalía para salvar al mundo del capitalismo y extender el Sociolismo –digo el Socialismo, del Siglo XXI. Allá ella que quiso eso, porque yo al menos ya mandé a construirme un esplendoroso monumento en la cima del Pico Turquino en la Sierra Maestra, para que en el Libro de Records Guinness, aparezca como el más elevado monumento funerario del mundo, y así tendré dos récords, ya que tengo el del discurso más largo de la historia, con seis horas en la ONU en 1960, pero ése lo tengo en peligro, pues el Chávez está empeñado en superarlo).

Y dice: (Sus restos)”Escaparon así del frío y silencioso mármol.” (Sí, los restos de ella, porque los míos estarán protegidos por mármol de Carrara, de Italia -y no del malo de Isla de Pinos o Jaimanitas-, y serán calentados con el calor del sol oriental y por una llama eterna que iluminará el lugar, para que todos miren en las noches la cima de la montaña donde estaré iluminando al mundo como decía aquella cancioncita de los 60´s: “un Fidel que brilla en la montaña…”, pues sí, luego de embalsamarme con la técnica de los Faraones, como buen Faraón Mandamás que soy, y exponerme durante un largo tiempo en la Plaza José Martí, para ser adorado y honrado por el pueblo que me ama, seré trasladado allá, con muchas pompas, desfiles y paradas en las principales ciudades, y un cortejo de primera, con misa cardenalicia -del Cardenal Jaime Ortega, por supuesto-, y todo incluído. Y después de mí, el Caos, como dijera aquel rey francés de cuyo nombre no me acuerdo.)

Y firma: Fidel Castro Ruz (el superviviente que espera dar guerra por mucho tiempo, aunque todo parece indicar que mis intestinos no quieren darme un poco de paz como para poder aparecer en público jamás)

JAQUE MATE AL TIRANO

JAQUE MATE AL TIRANO

La noticia del día es el fallecimiento en Islandia del ex-campeón mundial Bobby Fisher, a los 64 años de edad de una insuficiencia renal. Vida azarosa la de este personaje que rompió moldes en su época. Utilizado como figura representativa de la Guerra Fría, terminó desechado, apartado, deportado y viviendo una vida fantasmagórica.

Niño prodigio, a los 13 años ganó el Torneo "Rosenwald Memorial", donde jugó y ganó, frente al campeón Donald Byrne, la llamada "Partida del Siglo". A partir de 1958 ganó todos los Campeonatos de Ajedrez de los EE.UU. Ya convertido en Gran Maestro decide ese mismo año dedicarse profesionalmente al ajedrez. Aunque esto no le reportaba dinero alguno, él sólo deseaba jugar y jugar.

A los 28 años clasifica para discutir el Campeonato Mundial de Ajedrez, venciendo a todos sus rivales, lo que lo llevaría a enfrentar al Campeón Mundial soviético Boris Spassky. Encuentro que, enmarcado dentro de la Guerra Fría imperante, lo hizo moverse dentro de la jugada política de quién era superior, si el poderío norteamericano o el soviético. Por esta razón, la discusión por la corona se convirtió en el "Match del Siglo" propagandizado dentro de los medios políticos y ajedrecísticos.

En 1972, en Islandia (país que al final lo acogería y daría la nacionalidad para protegerlo de la persecusión a que fue sometido), se desarrolló el encuentro final por la corona, pactado a 24 partidas. Todo era expectación y preocupación por saber quién sería el ganador. Fisher perdió la primera partida, y también la segunda, por no presentarse. Pero...venció la tercera, la cuarta fue empate, y así...sucesivamente le ganó 21 de las partidas a Spassky, coronándose Campeón Mundial de Ajedrez, el primero norteamericano, y ahí empezaron sus desgracias.

Su excentricidad y su rebeldía a dejarse enmarcar dentro de un modelo de campeón, modelo matizado a su vez por el conflicto político de las dos superpotencias, hizo que en 1975 no pudiera renovar su reinado al exigir a la FIDE condiciones inaceptables para enfrentar al nuevo campoeón ruso Anatoli Karpov, perdiendo su corona. Arruinado económicamente por su incorporación a la secta "Worldwide Church of God", que le robó hasta el último centavo, se vio involucrado en un confuso incidente criminal, donde confundido con un asaltante, es encarcelado y maltratado en la cárcel.

Dentro de ese esquema político, se ve acosado dentro de una trama de supuesto espionaje, donde su padre (quien lo abandonara de pequeño, y al que nunca conoció) residente en Chile, y hasta su madre, fueron acusados de espionaje para la KGB. Todo esto le hizo escapar bajo la falsa identidad de Robert D. James, y deambular por Suiza, Hungría, Filipinas y Japón, en especial en este último país, donde el ajedrez no es popular y él era poco conocido, viviendo como un pobre exiliado.

En 1992, acepta participar en la celebración del 20 aniversario de su victoria sobre Spassky, que se desarrollaría en la antigua Yugoslavia, que en ese momento se hallaba sometida a sanciones por la comunidad internacional y bajo bloqueo norteamericano, lo que hizo que el gobierno de EE.UU. viera su participación como un acto de traición, incorporándolo a la lista de fugitivos del FBI y la CIA, condena que Fisher logra evadir y regresa a Japón, donde en el 2004, intentando viajar desde ese país a Filipinas, es apresado con peligro de deportación a su país de nacimiento, lo que pudo evitar gracias a la intervención de Islandia que le concede la ciudadanía, y donde vivió hasta su muerte esta semana, a la edad de 64 años.

El incidente más curioso vivido por Fisher, que le da título a este artículo, fue precisamente frente al Tiranosaurio del Caribe, cuando en 1965, siendo invitado a participar en el Capablanca In Memoriam, en La Habana, el gobierno norteamericano le niega permiso para viajar a Cuba, por lo que él decide participar vía telex, pero al aparecer una noticia en la prensa acerca de que su participación era una victoria para la Robolución cubana, él envió una protesta a la Bestia de Birán (léase Castro) que reproducimos ahora con la respuesta del susodicho, que constituyó un verdadero JAQUE MATE AL TIRANO, porque lo situó en su justo lugar ante la manipulación política que el Jurásico en Jefe intentó hacer con su presencia en el certamen:

Cable de Bobby Fischer: Primer Ministro Fidel Castro,Habana.
Me opongo a sus manifestaciones publicadas hoy en el New York Times proclamando una victoria propagandística, y por este acto me retiro del Torneo Capablanca. Solamente volveré a entrar en el torneo si Usted envía un cable asegurándome que Usted y su gobierno no buscan beneficios políticos de mi participación, y que no se producirán en el futuro más comentarios políticos por parte de Usted en relación con mi participación. Bobby Fischer.

Respuesta de Fidel Castro:
Bobby Fischer, Nueva York, EE. UU.Ref. COA 38Acabo de recibir su cable. Me sorprende que usted me atribuya algún tipo de manifestación referente a su participación en el torneo. A este respecto no he dicho ni hablado una sola palabra con nadie. Sólo tengo sobre ello noticias que he leído en cables de agencias norteamericanas. Nuestro país no tiene necesidad de tan efímera propaganda. Es suyo el problema de participar o no en dicho torneo. Sus palabras son, por tanto, injustas. Si usted se ha asustado y arrepentido de su decisión inicial, sería mejor que idease otro pretexto y tuviese el valor de ser honesto.
(Fdo) Dr. Fidel CastroPrimer Ministro del Gobierno Revolucionario.

Es de destacar que su participación por telex en el Torneo Capablanca, Fisher ocupó el segundo lugar, superado sólo por medio punto por Vassili Smislov, quedando empatado, con 15 puntos, con los GM Geller e Ivkov. Luego, en 1966, Fisher participaría en La Habana, en la Olimpiada de Ajedrez, y se enfrentó a Fidel en el tablero de 64 casillas, compartiendo bromas delante de la prensa acerca del incidente político del año anterior.

 

LO QUE FREI BETTO NO SABIA.

LO QUE FREI BETTO NO SABIA.

El susodicho Frei Betto (que ya mencioné en mi artículo titulado "Reflexiones de un fraile trasnochado") creyó que al entrevistar al Diabólico en Jefe Castro y Ruz, se atraería al apóstata comunista a la Teología de la Liberación tan afín a la ideología marxista a la que él pertenecía. Entrevista que recogió en un libro titulado "Fidel y la Religión", en el que mostraba una visión angelical del tirano demoníaco, acercándolo a la enceguecida masa de latinoamericanos católicos que creían que catolicismo y marxismo tenían mucho en común, con aquella tonta afirmación de que "Cristo había sido el primer comunista".

Lo que no sabía el frailecillo brasileño era que estaba haciendo el triste papel de "tonto útil" que le permitía al Anticristo cubano obtener un caudal político atrayendo a tanta gente desinformada de la realidad religiosa cubana, identificando a la Iglesia Católica Cubana con su jerarquía, desconociendo la verdadera historia del sufrimiento del pueblo católico cubano. Sufrimiento que no se circunscribía sólo a los católicos -que fue mayoría antes de 1959-, pues también sufrían esta realidad tanto los protestantes como los judíos o los que profesaban las formas religiosas afrocubanas (santeros y paleros, entre otros), a pesar de que después de 1980, estos últimos eran más tolerados y permitidos, dada su dispersión y por no constituir una institución unificada como las iglesias cristianas.

Y digo que no sabía nada, porque Fidel se dejó entrevistar con el único objeto de exorcizar la imagen que tenía ante los católicos cubanos, pero sobre todo lo que trataba era de atraerse la buena voluntad de los católicos y cristianos en general de Latinoamérica, luego que en su viaje a Chile en 1970, se reuniera con las Comunidades Cristianas de Base (de la Teología de la Liberación) y con el Movimiento por el Socialismo, cercanos al gobierno populista del Presidente Salvador Allende.

Pero lo que ignoraba Frei Betto era que ya en 1985, cuando publica su libro, el Anticristo había realizado (cinco años antes, en 1980) una gira por África, en la que según fuentes bien informadas, se sometió a ritos de santería, haciéndose "santo", en visita a un dirigente religioso africano, Rey Espiritual de los Yorubás, a instancias de su entorno cercano, entre los que se hallaban Celia Sánchez Manduley y su médico de cabecera, el Dr. Vallejo (notorios santeros), quienes junto a Raúl Almeida, le instaron a hacerlo como forma de protección de su persona y de su gobierno, sometido a tantas presiones desde el exterior. Esta fue la primera ocasión en que el Comandante dejó de vestir su traje verde olivo, para ponerse los atuendos propios del rito de santería, vistiendo de blanco, a lo que se añade que, luego a su regreso, debía vestir durante un año, por debajo del uniforme unas piezas o vestiduras no visibles de color blanco.

Por eso, nadie debe asombrarse de que las llamadas autoridades yorubás de Cuba, se hayan unido en un centro llamado Centro Cultural Yorubá, con local y estructuras propios en la Habana Vieja, concedidos por el gobierno, donde cada año se reúnen los babalawos más reconocidos de la Isla, para hacer sus ritos, sacrificios y ceremonias (siendo facilitados por el gobierno los animales y demás materiales necesarios para los sacrificios), concluyendo con la lectura y publicación de la Letra (o Profecía) para el año siguiente, que hasta ahora nunca ha hecho una visión del futuro de carácter específicamente político, aunque algunas veces tratan de tocar algún aspecto manifestándolo en clave o simbólicamente.

Como se puede apreciar, lo que Frei Betto no sabía era que el Demonio en Jefe sólo cree en lo que le conviene y cuando le conviene; que ni su formación católica (en el Colegio jesuita de Belén), ni su extrema ideología marxista-leninista lo atan, pues en cada momento hizo y hará lo que más le convenga y lo que mayor caudal político e imagen de probidad le reporten.

!QUE EL MISMO DIABLO SE LO LLEVE CONSIGO!

AHORA LO ENTIENDO MEJOR...

AHORA LO ENTIENDO MEJOR...

Mientras viví en Cuba, hace ya unos cuantos años, siempre había creído que todo el show del Contingente Anti Aedes Aegypti, o sea contra el mosquito, era por causa de la malhadada epidemia de dengue hemorrágico que se desató en Cuba en los años 90´s, y que luego cíclicamente ha regresado en varias ocasiones. Entre el cuento del bloqueo americano, el de la fiebre amarilla descubierta por Carlos J. Finlay, la carencia de agua corriente (que obliga a la gente a acumular agua en depósitos dentro de sus casas), o la introducción del virus de la enfermedad por espías a sueldo de la CIA, etc, etc, etc), siempre había una razón para echarle la culpa al totí (que cambiaba de nombre según el Presidente norteamericano de turno: Reagan, Carter, Bush padre, Clinton o Bush hijo) y no a la realidad tropical, a la insalubridad imperante y al horrendo sistema de salud cubano (por el que ellos se empeñan en llamar a Cuba "potencia médica mundial" con el apoyo del Sicko-pata de Michael Moore).

Pero ahora, leyendo una noticia del día, me doy cuenta de que lo que el Decadente (no por las casi cinco décadas que lleva tiranizando al pueblo cubano) y cuasi moribundo Dinosaurio en Jefe intentaba hacer con sus campañas de fumigación "casa por casa" tenía como real finalidad la de acabar con su más antiguo enemigo que, no era por cierto ni el gobierno norteamericano, ni la CIA (con su mito de los cientos de intentos de asesinatos que en realidad serían unos cuantos, pero que de acuerdo a la cantidad aumentada, aumentaría su relevancia como enemigo del Imperio) o la gusanera miamense, convertida en Mafia Anticastrista.

No, su peor y más antiguo enemigo -y eso lo entiendo ahora mucho mejor-, es precisamente el mosquito. !Qué locuras dice este hombre!, dirán algunos, pero es tan cierto como que 2 y 2 suman 4. Pues siempre el Tiranosaurio (Castro) Ruz, ha alardeado de estar super informado de todo lo que acontece en el mundo, y siempre ha dicho que está al tanto de las últimas novedades de la ciencia, la política, la economía, y hasta de cómo se fabrican los palillos de tender o a cuánto se vende la cabeza de ajo en el Mercado Libre Campesino.

Por eso nadie me convence de que él no lo sabía desde hace rato, y es que después de tanto tira que tira y jala que jala, los científicos que no se ponían de acuerdo acerca de cuál era la causa por la que desaparecieron sobre la faz de la tierra esa gigantesca y superpesada especie de los dinosaurios (a la que pertenece el Dinosaurio Caribensis), y luego de decir por mucho tiempo que había sido a causa de un meteorito; poco después de mucho reflexionar y estudiar el asunto, cambiaron de palo pa´rumba y dijeron que era a causa del cambio climático (el mismo por el que ahora Al Gore gana más millones con su catastrofismo apocalíptico de pacotilla). Pero que ahora, en los últimos años, han llegado a la increíble y bien sustanciada opinión (tan sustanciada como un bistec con cebollitas fritas, arroz blanco, frijoles negros, ensalada y yuca con mojo) de que la verdadera y definitiva causa de la desaparición de tan tiernos e indefensos animalitos (sobre todo si son de peluche) fueron nada más y nada menos que los insectos. !ALELUYA! Así lo informa hoy el diario español "El País", al decir:

"Por ahora, la comunidad científica estaba por lo general de acuerdo sobre la extinción de los dinosaurios. Desde hace un par de décadas, la mayoría de los científicos compartían la teoría de que un meteorito al final del período Cretácico (hace aproximadamente 65 millones de años) impactó sobre la Tierra y causó la desaparición de cerca del 50 % de los géneros biológicos existentes, entre ellos la familia completa de los dinosaurios. Pero una nueva teoría está cobrando fuerza dentro del mundo científico encargado de investigar la extinción de los dinosaurios. La revista Time publica que un estudio elaborado por dos profesores de la Universidad de Princeton reconsidera la versión aceptada hasta hoy día por una hipótesis en la que se señala que fueron los insectos los que acabaron con los dinosaurios.

Los autores de la teoría George Pinar, zoólogo de la Universidad de Oregón, y Roberta Pinar, experta en infecciones y antigua miembro de la Organización Mundial de la Salud, defienden su teoría alternativa por la cual los insectos transmitieron microbios entre los dinosaurios que causaron nuevas enfermedades para las que no tenían mecanismos de defensa desarrollados. Entre otras infecciones, estaba la malaria. Los expertos aseguran haber encontrado pruebas de parásitos fechados en el periodo Cretácico. Una teoría que de confirmase, casualidad o no, estaría en conexión con lo desarrollado en el libro de Michael Crichton Parque Jurásico, llevado al cine por el director Steven Spielberg."

Por esa razón es que les digo que AHORA ENTIENDO MEJOR por qué el dinosaurio castrense se ha lanzado con todos los recursos del país, a comprar Malation, mochilas de fumigación, y cuánta cosa han inventado los malos del Norte, para acabar con su verdadero enemigo. Por eso no me extrañaría que, cuando dicen que la salud del Coma-Andante en Jefe es "Secreto de Estado", es porque si dijeran la verdadera causa de su alejamiento del poder, todo el mundo se cagaría de la risa al enterarse que fue un simple y diminuto mosquito, el que lo picó y le produjo una Castroenteritis agudísima que degeneró en una cagalera incontenible (que ya venía sufriendo desde antes de 1959, pues sus discursos eran una verdadera cagalera o hemorragia de palabras plagadas de mentiras, promesas incumplidas y cambios de opinión sin fin de acuerdo a sus intereses)

!Bendito el mosquito que lo picó! A partir de ahora seguiré el consejo de la babalawos en su profética Letra para este año, pues no sólo no mataré ninguna hormiga, sino que cuidaré con todo amor a cuanto mosquito se me acerque, tan sólo en acto de reverencia agradecida al dichoso mosquito que picó a nuestro (digo nuestro no en sentido de propiedad, sino en sentido de desgracia inevitable) indignísimo Dinosaurio Castrensis Cubensis, porque ya estoy más tranquilo sabiendo que él y todos los de su especie desaparecerán más temprano que tarde, y volverán (no las oscuras golondrinas de Gustavo Adolfo Bécquer) a renacer: la esperanza, la justicia, la prosperidad y la democracia en nuestra sufrida patria cubana.

HOMBRE MIRANDO HACIA EL.......NORTE

HOMBRE MIRANDO HACIA EL.......NORTE

En una de las ediciones del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano que se desarrollan en La Habana, allá por los años 80, se hizo muy popular una película argentina titulada "Hombre mirando al sudeste", en el que un hombre -un tanto misterioso-, que se halla ingresado en un hospital psiquiátrico, dice venir de otro planeta y tener poderes curativos. Entre el equipo médico, un doctor descreído le hace caso y termina por creerle, al ver que los locos que le rodean parecen curarse y actuar con normalidad.

Sí, pero en la película rusa (sin final predecible aún) de la realidad cubana, el único loco y sin cura ,ni poderes, ni origen extraterrestre, es el Mandón en Jefe, que hace más de seis meses está apartado del poder, y que intenta hacer el papel del Anciano Sabio del clan, que escribe sabias reflexiones para que un pueblo infantilizado por la manipulación doctrinal de una ideología inhumana y represiva, lea la versión fosilizada de la Historia que el abuelito quiere dejarnos.

Es curioso que este año, contradiciendo la voluntad del Tiranosaurio, el Canciller Perro-que (léase Pérez Roque), anunció que Cuba firmaría dos de los Tratados de Derechos Económicos y Sociales, dentro de la Convención de los Derechos Humanos (que Cuba fue de los primeros firmantes en 1948), en este año, en que se cumplen 60 Años de la Declaración  Universal de los Derechos Humanos.

Parece ser que el Segundón al Mando está tratando de dar señales visibles al mundo de que "algo está cambiando" en Cuba, como signo de una transición acomodada al clan de los Castro, aún cuando ello suponga desobedecer al moribundo Primero en Jefe, con tal de que el poder no se les vaya de entre las manos.

Esperemos que este año 2008 sea verdaderamente el año definitivo en que termine el nepotismo (gobierno de una familia, los Castro), en que termine el fracasado proyecto comunista (comprobadamente obsoleto y sin futuro, por más que se empeñe Chávez y compañía en inventarse el Socialismo del Siglo XXI), y en que Cuba pueda por fin vivir una nueva época de progreso, libertad y cambio, dentro de una sociedad verdaderamente democrática, pluralista y "con todos y para el bien de todos", como lo soñara Martí.

En tanto, esta imagen del Tiranosaurio mirando la valla lumínica de la Oficina de Intereses de los EEUU en La Habana, donde se presentan los artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, será la imagen de un loco, sinverguenza, que ha enajenado a todo un pueblo, convirtiendo a toda una nación en un manicomio infernal, que nadie querrá recordar ni entre los peores recuerdos de su vida, máxime cuando mandó a tapar la vista del lumínico con los Derechos Humanos con altísimas astas con negras y mortuorias banderas, que parecen anunciar su próxima muerte.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

EL GUSANO LOS DEVORARA

EL GUSANO LOS DEVORARA

Quiero compartir con mis lectores una carta escrita por una de las más importantes figuras el pensamiento liberal del siglo XX, Sir Isaiah Berlin. Este pensador, nacido en Riga, durante el Imperio Zarista, vivió la realidad de la Revolución Socialista de Octubre, fue el primer judío en ser elegido para recibir una beca en el All Souls College de Oxford. Entre 1957 y 1967 fue Profesor de Teoría Social y Política en la Universidad de Oxford. Fue presidente de la Academia Británica entre 1974 y 1978, recibiendo también el Premio Jerusalén en 1979 por sus escritos sobre la libertad individual en la sociedad. La obra de Berlin sobre teoría del liberalismo es de gran influencia. Su conferencia de 1958, "Two Concepts of Liberty", en la que distingue entre libertad positiva y libertad negativa, ha centrado una gran parte de los debates que desde entonces se han producido sobre la relación entre libertad e igualdad social.

La carta, escrita por Berlin a su amigo George Kenan, hace un análisis profundísimo de la realidad del pensamiento totalitarista de los regímenes comunistas que muy bien ilustran la realidad que vivimos en Cuba durante los últimos 49 años. Léanla detenidamente y piensen que cualquier parecido con nuestra realidad NO ES PURA COINCIDENCIA, aún cuando no se mencionen las palabras Cuba o Castro. A buen entendedor con pocas palabras. Disfrútenla.

Esta carta fue redactada en respuesta a otra de George Kennan en la que se refiere al ensayo de Berlin "Las ideas políticas en el siglo XX", publicado en el número de "Mediados de siglo" de Foreign Affairs, en 1950. Aquel ensayo constituye uno de los documentos importantes del liberalismo del siglo XX. Se reimprimió en 1969, en Cuatro ensayos sobre la libertad, donde Berlin comentaba, en una nota sobre el periódico en el que se publicó originalmente, que "su tono obedecía, en cierta medida, a las políticas del régimen soviético durante los últimos años de Stalin.

New College, Oxford, 13 de febrero de 1951.
Querido George: He reaccionado injustamente a tu estupenda carta al tardarme tanto en responderte. La recibí hacia fines de curso, cuando estaba de veras agotado de dar clases y poner exámenes, y apenas si era capaz de asimilar nada, pero aun así me conmovió profundamente. Me la llevé a Italia y la leí y releí, y pospuse la hora de escribir una respuesta a su altura, aunque no llegaba ese momento. Comencé muchas cartas pero todas parecían triviales y lo que los rusos llaman suetlivo ["melindrosas" o "bulliciosas"], llenas de frases apresuradas, dispersas y desorientadas, impropias del tema y de tus palabras al respecto; pero no puedo soportar (aunque no sea sino por los sentimientos que tu carta me inspira) no decir nada sólo porque no estoy seguro de cuánto tengo que decir. Así que tendrás que perdonarme si lo que escribo es caótico, no sólo en la forma sino en la sustancia, y si le hace poca justicia a tu tesis. Sencillamente procederé con la mejor esperanza, y te ruego perdonarme si te estoy haciendo perder el tiempo.
     He de comenzar diciendo que has formulado lo que no sólo considero el meollo del asunto, sino algo que no logré decir, acaso por cierta resistencia a afrontar la cuestión moral básica en que todo se convierte. Pero ante la necesidad de tomarla en cuenta, comprendo que es pusilánime navegar en derredor suyo como lo he hecho y, más aún, que en realidad es lo que yo mismo pienso y creo profundamente como cierto. Y más todavía: que de la actitud que se asuma ante esta cuestión, que has formulado tan directamente, y con gran agudeza, si se me permite, depende toda la perspectiva moral de cada quien, es decir, todo aquello en lo que se cree.
     Permíteme intentar decir de qué me parece que se trata. Dices (y no te estoy citando) que todos los hombres tienen una debilidad, un talón de Aquiles, y que al explotarla se los puede convertir en héroes, mártires o harapos. Además, si estoy entendiendo bien, consideras que la civilización occidental descansa en el principio según el cual, independientemente de todo lo demás que estuviera permitido o prohibido, la acción nefanda que destruiría al mundo consistiría precisamente en esto: en corromper deliberadamente a los seres humanos al grado de hacerlos comportarse en forma tal que, de saber lo que están haciendo, o sus probables consecuencias, se retraerían con horror y asco. La totalidad de la moral kantiana (no sé de los católicos, pero los protestantes, los judíos, los musulmanes y los ateos refinados así lo creen) estriba en esto. La misteriosa frase sobre los hombres como "fines en sí mismos", de la que tanto se ha hablado, sin tratar de explicarla, parece consistir en que se supone que todo ser humano tiene la capacidad de elegir qué hacer y qué ser, por estrechos que sean los límites en que resida su opción, por restringida que esté a causa de circunstancias que queden fuera de su alcance; y que todo el amor y el respeto humanos dependen de la atribución de motivos conscientes en este sentido. Todas las categorías, los conceptos, a partir de los cuales pensamos y actuamos recíprocamente —la bondad, la maldad, la integridad y la falta de la misma, y el hecho de atribuirle una dignidad u honor a los demás, y el reconocer que no debemos insultarlos ni explotarlos—, el racimo entero de ideas como la honestidad, la pureza de motivos, el valor, el sentido de la verdad, la sensibilidad, la compasión, la justicia; y, por otra parte, la brutalidad, la falsedad, la perversidad, la insensibilidad, la falta de escrúpulos, la corrupción, la falta de sentimientos, el vacío: todas estas nociones con las que pensamos en los demás y en nosotros mismos, a partir de las cuales se pondera la conducta y se adoptan los propósitos, todo esto carece de sentido a menos que consideremos a los seres humanos capaces de tratar de alcanzar sus objetivos por ellos mismos, a través de acciones deliberadas de elección, lo que de por sí ennoblece la nobleza y sacraliza los sacrificios.
     Toda esa moral, que se destaca más en el siglo XIX, en particular durante el romanticismo, pero que está implícita en los textos cristianos y judíos, y mucho menos en el mundo pagano, descansa en el parecer de que es una maravilla en sí mismo cuando un hombre se opone al mundo, y se sacrifica por una idea sin ponderar sus consecuencias, aun cuando consideremos falso su ideal y catastróficos sus resultados. Admiramos la pureza de motivos como tal, y la consideramos maravillosa, o por lo menos impresionante, quizá digna de combatirse pero jamás desdeñable, cuando alguien desecha la ventaja material, la reputación, etc., por dar testimonio de algo que considera verdadero, por equivocado y fanático que nos parezca. No estoy diciendo que adoremos la apasionada abnegación o que prefiramos automáticamente un fanatismo desesperado a la moderación y el interés ilustrado. Claro que no. Pero de todas formas nos parece muy conmovedora esa actitud, aunque su rumbo esté errado. La admiramos siempre más que el cálculo; por lo menos entendemos la suerte de esplendor estético que todo desafío tiene para algunos: Carlyle, Nietzsche, Leontiev y, en general, los fascistas. Creemos que sólo dan prestigio a su especie esos seres humanos que no se dejan arrastrar lejos por las fuerzas de la naturaleza o de la historia, ya sea en forma pasiva o regodeándose en su propia impotencia, e idealizamos sólo a aquellos que tienen propósitos cuya responsabilidad asumen, por los que arriesgan algo, y a veces todo: vivir consciente y valerosamente por lo que consideran bueno, es decir, por lo que valga la pena vivir y, en último caso, morir.
     Todo esto podría parecer de una trivialidad enorme. Pero, si es verdad, se trata, por supuesto, de lo que a fin de cuentas refuta al utilitarismo y lo que hace de Hegel y Marx tan monstruosos traidores a nuestra civilización. Cuando, en aquel célebre pasaje, Iván Karamazov rechaza los mundos de dicha que puedan comprarse al precio de la tortura a muerte de un niño inocente, ¿qué pueden decirle los utilitaristas, incluso los más civilizados y humanos? Después de todo, en cierto sentido no tendría caso desperdiciar tanta felicidad humana por tan poca cosa como una, una sola, víctima inocente, asesinada en cualquier forma horrenda; ¿qué es, después de todo, un alma frente a la felicidad de tantas? Y sin embargo, cuando Iván dice que prefiere devolver el billete, a ningún lector de Dostoievski le parece frío ni insensato ni irresponsable; y aunque un largo curso de Bentham o Hegel puede convertirlo a uno en partidario del Gran Inquisidor, quedan remordimientos.
     No se puede exorcizar del todo a Iván Karamazov. Él habla por todos nosotros. Y me parece que esto es lo que estás diciendo y la base de tu optimismo. Lo que creo que estás diciendo, y que debí haber dicho yo si hubiera tenido el ingenio o la profundidad necesarios, es que lo que ningún paraíso utilitario, lo que ninguna promesa de armonía eterna en el futuro, en el seno de algún vasto todo orgánico, nos hará aceptar es el utilizar a los seres humanos como meros medios, el someterlos hasta lograr que hagan lo que hacen, no en bien de los fines que son sus fines, por el cumplimiento de esperanzas que, por tontas o desesperadas que sean, por lo menos son suyas, sino por razones que sólo nosotros, los manipuladores, que deliberadamente las torcemos a nuestra conveniencia, podemos entender. Lo que horroriza de la práctica soviética o nazi no sólo es el sufrimiento y la crueldad, ya que, por malos que sean, han sido tan frecuentes en la historia —y no tomar en cuenta su palpable carácter inevitable quizá sea verdadero utopismo—, no: lo que repugna y resulta indescriptible es el espectáculo de un conjunto de personas que corrompen e "intimidan" a tal grado a los demás que éstos hacen la voluntad de aquéllos sin saber lo que están haciendo, y así pierden su condición de seres humanos libres, y en realidad, simplemente, la de seres humanos.
     Cuando, a lo largo de la historia, unos ejércitos han masacrado a otros, puede consternarnos la carnicería y podemos volvernos pacifistas; pero nuestro horror adquiere una nueva dimensión cuando nos enteramos de los niños, o incluso de los hombres y mujeres adultos, que los nazis cargaban en los trenes dirigidos a las cámaras de gas, diciéndoles que iban a emigrar a otro lugar más feliz. ¿Por qué este engaño, que en realidad puede haber hecho disminuir la angustia de las víctimas, nos despierta un tipo de horror inexpresable? Me refiero al espectáculo de las víctimas avanzando en una feliz ignorancia de su destino entre las sonrisas de sus torturadores. Sin duda porque no podemos soportar el pensamiento de que a los seres humanos se les nieguen sus últimos derechos: conocer la verdad, actuar por lo menos con la libertad del condenado, poder afrontar su destrucción con miedo o valor, según el temperamento de cada quien, pero por lo menos como seres humanos, armados con la fuerza de la opción. Es negar a los seres humanos la posibilidad de escoger, someterlos al poder propio, torcerlos así y asá y según el capricho de uno: es la destrucción de su personalidad mediante la creación de condiciones morales desiguales entre el carcelero y la víctima, a través de lo cual aquél sabe lo que está haciendo y por qué, y juega con la víctima, es decir, lo trata como mero objeto y no como a un sujeto cuyos motivos, puntos de vista, intenciones, tienen un peso intrínseco. El destruir la posibilidad misma de que alguien tenga sus propios puntos de vista, y nociones que le sean importantes: eso es lo que nos resulta intolerable.
     ¿Qué otra cosa nos horroriza de la falta de escrúpulos sino ésta? ¿Por qué es tan abominable la idea de que alguien manipule a otra persona a su antojo, aun en los contextos más inocentes (por ejemplo en Diadiushkin son de Dostoievski [El sueño del tío, novela corta publicada en 1859], que el Teatro de las Artes de Moscú representaba tan bien y con tanta crueldad)? Después de todo, la víctima podría preferir no tener responsabilidad, y el esclavo ser más feliz en su esclavitud. Sin duda no aborrecemos este tipo de destrucción de la libertad sólo porque niega la libertad de acción; existe un horror mucho mayor en negar a los hombres la capacidad misma de libertad: ése es el verdadero pecado contra el Espíritu Santo. Todo lo demás es tolerable siempre que siga existiendo la posibilidad de la bondad, de una situación en la que los hombres elijan con libertad, persigan desinteresadamente sus propósitos por éstos mismos, por mucho que tengan que sufrir. Se destruye su alma sólo cuando eso ya no es posible. Al quebrarse el deseo de elegir, los hombres pierden todo valor moral y sus acciones pierden todo significado (desde el punto de vista del bien y el mal) ante sus propios ojos; a eso nos referimos al hablar de destruir el respeto de las personas por sí mismas, al convertirlas, como dices, en harapos. Éste es el horror último, porque en semejante situación no quedan motivos que valgan la pena: no vale la pena hacer nada ni evitarlo, las razones de existir se han esfumado. Admiramos a Don Quijote, si lo admiramos, porque tiene un deseo desinteresado en hacer lo que está bien, y es patético porque está loco y sus esfuerzos son ridículos.
     Para Hegel y para Marx (y posiblemente para Bentham, aunque le habría horrorizado la yuxtaposición), Don Quijote no sólo es absurdo, sino inmoral. La moralidad consiste en hacer lo bueno. Lo bueno sería lo que satisficiera la naturaleza del individuo. Sólo lo que satisficiera la naturaleza de éste. Sólo lo que satisficiera la naturaleza individual, que forma parte de la corriente histórica que transporta a las personas, lo quieran o no; es decir, eso que "el futuro" de cualquier forma nos reserva. En cierto sentido último, el error demuestra no haber entendido la historia, haber elegido lo que está destinado a la destrucción, en vez de lo que está destinado al éxito. Pero escoger lo primero es "irracional", y como la moralidad es la opción racional, pretender lo que no va a resultar es inmoral. Esta doctrina de que la moral y el bien son lo que tiene éxito, y el error no sólo es desafortunado sino malvado, está en la esencia de todo lo más horrendo tanto del utilitarismo como del "historicismo" del tipo hegeliano, marxista. Porque, si sólo fuera mejor lo que nos hiciera más felices a la larga, o eso que fuera de acuerdo con algún misterioso plan de la historia, en realidad no habría razón de "devolver el billete". Siempre que hubiera una probabilidad razonable de que el nuevo hombre soviético pudiera ser más feliz, aun a plazo muy largo, que sus antecesores, o que la historia estuviera destinada tarde o temprano a producir a alguien como él, quisiéramos o no, protestar en su contra sería sólo un romanticismo tonto, "subjetivo", "idealista", a fin de cuentas irresponsable. Cuando mucho sostendríamos que los rusos se habían equivocado en la práctica y que el método soviético no era el mejor para producir el tipo conveniente o inevitable de hombre. Pero es claro que lo que rechazamos con violencia no son estas cuestiones de práctica, sino la idea misma de que haya circunstancias en las que se tenga derecho de influir sobre el carácter y el alma de otros hombres y conformarlos con fines que ellos, si se dieran cuenta de lo que están haciendo, rechazarían.
     Distinguimos hasta este punto entre un juicio objetivo y otro de valor. Negamos el derecho a manipular a los seres humanos ilimitadamente, sea cual fuere la verdad acerca de las leyes de la historia. Podemos ir más allá y negar la noción de que la "historia", en alguna forma misteriosa, nos "confiera" "derechos" de hacer esto o aquello, y negamos que algunos hombres o grupos de hombres puedan afirmar tener el derecho moral a que los obedezcamos porque ellos, de alguna suerte, llevan a cabo los designios de la "historia", o son su instrumento elegido, su medicina o látigo o, en alguna forma importante, welthistorisch, son grandes, irresistibles, navegan en las olas del futuro, más allá de nuestras pequeñas, subjetivas ideas del bien y el mal que no se pueden sustentar racionalmente. Muchos alemanes, y me atrevo a decir que muchos rusos o mongoles o chinos de hoy, consideran que es más adulto reconocer la plena inmensidad de los grandes acontecimientos que sacuden el mundo, y participar en una historia digna de hombres abandonándose a los hechos, que elogiar o maldecir y permitirse moralinas burguesas: la noción de que hay que aplaudir la historia como tal es la horrible forma alemana de eludir el peso de la opción moral.
     Si se lleva al extremo esta doctrina, claro está, terminaría con todo tipo de educación, ya que al mandar a nuestros hijos a la escuela o influir en ellos de otra forma, sin que aprueben lo que estamos haciendo, ¿no los estamos "manipulando", "modelándolos" como figuras de arcilla sin propósito propio? Nuestra respuesta tiene que ser que sin duda todo "modelado" es malvado, y que si los seres humanos, al nacer, tuvieran capacidad de escoger y medios para entender el mundo, todo eso sería criminal; pero, como no los tienen, los esclavizamos temporalmente, por temor de que, de otra manera, sufran desgracias peores de la naturaleza y de otros hombres; y esta "esclavitud temporal" es un mal necesario hasta que puedan escoger por sí mismos. La "esclavitud" no tiene, pues, como propósito inculcar obediencia, sino al contrario: desarrollar la capacidad de juzgar y elegir libremente; con todo, no deja de ser un mal, aunque sea necesario.
     Comunistas y fascistas sostienen que esta clase de "educación" es necesaria no sólo para los niños, sino para naciones completas durante largos periodos, dado que el lento marchitarse del Estado correspondería a la inmadurez en la vida del individuo. La analogía es engañosa porque los pueblos, las naciones, no son individuos, y mucho menos niños; es más: al prometer madurez, su práctica desmiente su profesión; es decir, mienten, y en la mayor parte de los casos saben que mienten. Desde el mal necesario de la escuela, en el caso de los indefensos niños, este tipo de práctica se convierte en un mal en una escala mucho mayor, y bastante gratuito, a partir ya sea del utilitarismo, que representa mal nuestros valores morales, o de nueva cuenta a partir de metáforas que describen deficientemente tanto lo que llamamos el bien como el mal, y la índole del mundo, los propios hechos. Porque a nosotros, es decir, los que están con nosotros, nos preocupa más la libertad que la felicidad del hombre; preferiríamos que se equivocaran al escoger a que dejaran de escoger; porque creemos que, a menos que elijan, no pueden ser felices ni infelices en sentido alguno en el cual valga la pena tener estas condiciones; la noción misma de "valer la pena" supone elegir, un sistema de preferencias, y subestimarlas es lo que nos produce tan helado terror, peor que el sufrimiento más injusto, que de todas formas deja abierta la posibilidad de saber lo que es: la libertad de juicio, que hace posible condenarlo.
     Dices que los hombres que socavan así la vida de otros hombres terminarán socavando la suya propia, y que todo el sistema del mal está por lo tanto destinado a derrumbarse. A la larga estoy seguro de que tienes razón, porque el cinismo descarado, la explotación de otros a cargo de hombres que evitan que los exploten, es una actitud difícil de sostener para los seres humanos por mucho tiempo. Requiere mucha disciplina y una pasmosa presión en un clima de tanto odio recíproco y desconfianza que no puede durar, porque no existe la intensidad moral suficiente o el fanatismo general para mantenerlo en pie. Pero, de todas formas, puede pasar mucho tiempo antes de que termine, y no creo que la fuerza corrosiva del interior avance a la velocidad que quizás tú, con más esperanzas, anticipas. Creo que hay que evitar ser marxistas al revés. Marx y Hegel observaron la corrosión económica durante sus vidas, de modo que la revolución parecía siempre estar a la vuelta de la esquina. Murieron sin verla, y quizá hubieran pasado siglos si Lenin no le hubiera dado a la historia una brusca sacudida. Sin ésta ¿las fuerzas morales bastan para enterrar a los sepultureros soviéticos? Lo dudo. Pero que, al final, el gusano los devoraría no lo dudo más que tú; sin embargo, mientras tú dices que se trata de un mal aislado, una plaga monstruosa que ha caído sobre nosotros, que no tiene relación con lo que pasa en el resto del mundo, yo no puedo dejar de verlo como una forma extrema y distorsionada, pero demasiado común, de cierta actitud general de la que no están exentos nuestros países.
     Por decir esto, E. H. Carr me ha atacado con cierta violencia en un artículo de fondo publicado en el suplemento literario de The Times del pasado mes de junio. Esto me hace pensar que he de tener todavía más razón de lo que pensé, ya que la obra de Carr es de los síntomas más obvios de lo que he tratado de analizar, y él tiene razón al interpretar mis artículos como un ataque a todo lo que representa. Todo esto aparece particularmente en su última obra, sobre la Revolución Rusa, en la que la oposición y las víctimas no tienen derecho a comparecer, fruslerías insignificantes de las que se ocupa la historia, que los ha arrasado ya porque, al estar contra la corriente, por eso mismo se lo merecen. Sólo vale la pena escuchar a los vencedores. El resto, Pascal, Pierre Bezukov, toda la gente de Chéjov, todos los críticos y bajas de la Deutschtum o La carga del hombre blanco, o el Siglo Americano, o el Hombre Común en Marcha, son polvo de la historia, lishnye lyudi ["hombres superfluos", según palabras de Turguenev y Dostoievski], los que han perdido el tren de la historia, ratitas inferiores a los rebeldes de Ibsen, todos ellos Catilinas y dictadores en potencia. Sin duda nunca hubo una época en la que se rindiera más homenaje a los abusivos como tales, y mientras más débil la víctima, más sonoros (y sinceros) sus peanes: ¿por ejemplo E. H. Carr, Koestler, Burnham, Laski y demás? Pero basta de quitarte el tiempo.
     De nueva cuenta, quisiera expresar cuánto me ha conmovido la forma en que has formulado lo que nos despierta el horror sin par que sentimos al leer lo que ocurre en territorio soviético, y mi admiración e ilimitado respeto moral por la penetración y el escrúpulo con que lo planteas. Estas cualidades hoy me parecen extraordinarias; no tengo más que decir.
     
Con el afecto de siempre, Isaiah. ~ 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres