Blogia
Cubaneo Cotidiano

SE VIRA LA TORTILLA

SE VIRA LA TORTILLA

Finalmente se cumple lo que anunciábamos, y  se vira la tortilla política estadounidense, pues a nadie se le ocurre que en este momento sean elegidos un negro o una mujer como el futuro Presidente americano, por mucha tinta, papel y saliva que se gasten los politólogos. Lo que decíamos comienza ahora a aclararse en las encuestas que, hasta hace una semana daban como ganador a cualquiera de los dos demócratas: Clinton u Obama, frente al republicano McCaín.

Ahora resulta que la contienda dentro del Partido demócrata termina revelando lo que era un secreto a voces, que la lucha por el protagonismo comienza a dar señales de la autodestrucción de la candidatura demócrata, ya que lo que les interesa no es "servir a los electores" o "resolver los problemas del pueblo", sino imponerse al otro candidato. Toda promesa de cambio es falsa, pues ni el Presidente de un gran país como son los Estados Unidos cambia nada, pues no gobierna solo, para gobernar depende del Congreso, el Senado y las estructuras de un gobierno democrático (que no demócrata).

Muchos pensaron que el mucho más joven negro y carismático Obama, atrayendo a los jóvenes y aburridos deseosos de un cambio, trastocarían el rutinario camino de la experiencia clintoniana, sin detenerse a pensar en los aliados y esquemas de un inexperto "prometedor de cambios" asociado a imágenes como la del Che o a su incendiario pastor antiamericano; mientras otros apostaban por Hillary, como signo renovador de un gobierno encabezado por una mujer en un país tan conservador como los Estados Unidos. Bastaba con ver la reacción que aupó en las primeras rachas de la candidatura republicana a candidatos como Huckabee o Mitt Romney, para entender que eso no ocurriría en las filas demócratas, para finalmente dar espacio al candidato lógico del americano promedio: un hombre, héroe de la guerra de VietNam, víctima de las torturas de los comunistas, conservador en sus costumbres y en su vida familiar, y enfocado hacia el futuro del país sin mucha fanfarria ni promesas de cambio inalcanzables. 

Al fin y al cabo, Hillary Clinton parece remontar el liderazgo demócrata en las encuestas frente al prometedor Obama, que se ha visto envuelto en el escándalo de su propio director espiritual, el pastor confeso como ferviente antiamericano, enemigo de su propio país. Por eso, ahora la Clinton domina frente a Obama, pero ambos han caído estrepitosamente frente a  McCaín. Y lo peor que está por pasar es que de ser nominada la Clinton, los electores que apoyan a Obama, le darán un voto de castigo, absteniéndose de votar, en tanto, en caso contrario, de salir Obama, los demócratas que favorecen a la Clinton, votarían a favor de McCaín.

Yo les cito lo que dicen las agencias de prensa y las encuestadoras: "La consultora dijo que los datos de la encuesta también mostraban que el nominado republicano, John McCain, aventaja a Obama por 47 a 43% en las preferencias de 4.367 votantes para la elección general. El sondeo de la elección de noviembre tiene un margen de error de dos puntos porcentuales. El senador por Arizona también superaba a Clinton por 48 a 45%, aunque Gallup mencionó que la ventaja no es significativa estadísticamente."

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres